Reinstala tu Windows 10 para lograr mayor velocidad sin perder ningún archivo

¿Consideras que tu computador con Windows 10 se ha vuelto ineficaz? Es decir, ¿has notado que sus procesos se han tornado más lentos? ¿Has comprobado que realmente no es ese el potencial que tenía la primera vez que lo instalaste? ¿Te gustaría que el sistema operativo fuese más efectivo?

En esos casos, la opción más inteligente es reinstalar el sistema operativo. “¿Seguro que es la mejor opción?” te estarás preguntando. “¿O sea que debo asumir el dificultoso trabajo de copiar todos mis archivos antes de restaurar el sistema?”. No, no hay que esforzarse tanto para reinstalar tu Windows 10.

Y es eso lo que aprenderás a realizar de manera rápida y fluida con esta entrada. Antes de entrar a los detalles de cómo lograrlo, es importante que entiendas que la misma optimización de Windows 10 puede alertarte cuando es el momento adecuado para realizar un proceso de reinstalación.

Ten cuidado a leer los mensajes de las ventanas

De hecho, algunas personas, han recibido esta notificación y de manera distraída, sin leer bien las indicaciones de lo que propone Windows 10, terminan por aceptar el proceso de reinstalación. ¿Cuál es el problema? Que no definen nada respecto a la conservación de los archivos y programas.

LEER
Cómo solucionar los problemas de velocidad de la cámara en Xiaomi

Vivimos en una era donde todo fluye rápido, todo está a la distancia de un clic, donde no hay mucho tiempo para leer anuncios de un sistema operativo, porque es fácil dar sobre el botón de “Cancelar” o “Aceptar”, porque así podemos seguir derecho con lo que teníamos pendiente por realizar.

Ha pasado ya que en ese afán de dar “aceptar” o “cancelar” el sistema operativo inicia su tarea autorizada y es entonces cuando pierdes todo ese material almacenado en tu disco duro durante tanto tiempo. Esta advertencia es importante tenerla también cuando inicies el proceso de reinstalación. En otras palabras, se trata de un asunto muy serio.

¿Restaurar o reestablecer?

Más allá de lo dicho anteriormente, es importante distinguir que existe una gran diferencia entre reestablecer y restaurar un software. Reestablecer hace más referencia a reinstalar, mientras que restaurar significa regresar al sistema operativo o un software determinado hasta un punto anterior.

Windows 10, tal como ocurre con las versiones anteriores a este sistema operativo, incluye una funcionalidad, que permite regresar a tu equipo a las condiciones que tenía tu sistema hasta el 10 de diciembre, por ejemplo, cuando la fecha en la que te encuentras actual es la del 15 de diciembre.

LEER
Cómo eliminar las películas de Netflix de la lista "seguir viendo"

La restauración se completa rápidamente, porque el PC al reiniciarse, se hace cargo de tomar la ruta que le permite llegar de nuevo a la fecha del 10 de diciembre. Pero así mismo, ignora todas las actividades realizadas hasta el 15 de diciembre. Eso implica eliminar programas o archivos que hayas creado hasta esa fecha.

¿Cómo entonces emprender la reinstalación del Windows 10?

Para iniciar el proceso de reestablecer el sistema es necesario ir en primer lugar a la ventana de “Configuración”. Para llegar a esta opción, da clic sobre la opción del botón de inicio y presiona sobre la rueda dentada. Este icono se encuentra justo encima de la opción de encendido o apagado de tu PC.

Una vez en dicha ventana debes presionar sobre la opción de “Actualización y seguridad”.  Una vez allí, debes elegir la opción de “Recuperación”. Esta opción se encuentra en la zona izquierda de la interfaz. Ahora bien, una vez presionas sobre dicha funcionalidad, aparecerán varias opciones.

Estas son: “pausar la actualización durante siete días”, como también “cambiar horas activas”, además de “buscar actualizaciones”. Es posible que veas más opciones disponibles. Pero la que te interesa realmente es la referente a “Reestablecer este PC”. Solo tienes que pulsar sobre “Comenzar”.

LEER
Las tendencias de este 2021 en decoración de hogar

La tecnología de Windows 10 te informará que: “si el equipo no se ejecuta correctamente, reestablecerlo puede ser de ayuda”. El mensaje se alarga un poco más explicando que gracias al elegir esa opción, puedes seleccionar si preservar tus archivos personales, o bien, eliminarlos. Después de eso se procederá a restaurar Windows.

Obviamente, la opción que te interesa es la de mantener los archivos. Te aparecerá entonces una ventana azul. Una de las opciones se hará cargo de mantener tus archivos personales, pero elimina a su vez todas aplicaciones instaladas hasta entonces. La otra opción no erradicará esos programas instalados.

Prácticamente, la opción de no erradicar los programas y mantener los archivos, logrará que el sistema se optimice, pero mantenga el “estilo de vida” que ya venía ostentando. Eres libres de elegir, aunque generalmente, el proceso de reestablecer se concreta muy bien manteniendo tus programas instalados previamente.

Es importante que mantengas tu equipo conectado a la corriente eléctrica, ya que el proceso de restauración puede tardar un poco. Si el equipo se apaga por completo, se interrumpe considerablemente el proceso de restauración.

Una funcionalidad muy bien pensada por Microsoft

Windows 10 ha declarado que la nueva actualización del sistema operativo no tardará en llegar. Es decir, una de las tantas actualizaciones que ha venido realizado desde que se dio a conocer este sistema operativo. ¿Es necesario acudir a esta actualización? Lo mejor sería que sí.

LEER
Trucos para descargar de Instagram vídeos e imágenes

La razón por la que Windows 10 es uno de los sistemas operativos más potentes del mundo, se debe a que es uno de los softwares que constantemente recopila errores en su algoritmo gracias a la actividad de los usuarios. Dichos errores son despejados y ofertados para su purificación mediante las actualizaciones.

De hecho, la razón por la que Windows 10 sugiere que se realice el proceso de reestablecer el sistema, es precisamente para que todas las actualizaciones realizadas durante cierto tiempo, puedan enlazarse correctamente, creando un hilo conductor más fuerte en todos los algoritmos del sistema.