Málaga alberga cuevas donde pudieron vivir humanos 25.000 años antes de lo que se pensaba

Cuando pensamos en cómo ha evolucionado el ser humano lo primero que se nos viene a la mente es ese gráfico que podemos encontrar en todos los libros escolares cuando nos enseñaron sobre la teoría de evolución de Darwin, donde aparece un mono que se va transformando en el humano moderno.

Dicha gráfica ha confundido más que aclarar cómo han sido nuestros orígenes, especialmente a los detractores de esta teoría que aseguran que Darwin  insinuaba que provenimos de los monos, algo muy lejos de la realidad aunque compartimos muchas características con otros primates modernos.

Nuestra historia podría iniciarse desde nuestro antepasado más antiguo que conocemos actualmente, los hominoideos que vivieron hace 25 millones de años, es decir, prácticamente cualquier tipo de primate caracterizado por no tener una cola, a los cuales se les llamaría Australopithecus ramidu.

Damos un enorme salto a los Homo habilis, cuyos restos fósiles datan de hace 2.400 millones de años que ya empieza a tener características intermedias entre la familia de los Australopithecus y los homos,  posiblemente los primeros en haberse empezado a ingeniar el uso de herramientas.

Poco se sabe sobre cómo fue su estilo de vida, muchos suponen que nada diferente a cualquier criatura salvaje, salvo que para este punto ya han perdido muchas características de primates arborícolas como brazos largos,  manos grandes, postura curvada y piernas cortas, así que pudieron ya empezar una vida en cuevas.

LEER
El "gran apagón" eléctrico que amenazaría a la humanidad

Luego llegan nuestros antepasados más conocidos, el Homo erectus y el Homo sapiens , quienes vivieron alrededor de hace 400.000 años, de hecho, se sabe que algunos H. erectus pudieron coexistir con H. habilis en algunas regiones del actual Asia.

Es aquí donde se hicieron hallazgos de las vidas en cuevas de forma definitiva luego de descubrir la cueva de Leang Tedongnge en la isla de Célebes en Indonesia, se dice que son las pinturas rupestres en cuevas más antiguas que se conocen.

Los autores de figuras humanas talladas y pintadas en las rocas pudieron ser Homo sapiens, según los estudios con uranio esta pintura podría datar de hace 45.500 años. Para este punto, posiblemente las cuevas eran algo más que un lugar para resguardarse en la noche, y pasaban más tiempo dentro realizando otro tipo de actividades.

A partir de este punto, hemos podido conocer más especies del género homo con características más parecidas al ser humano moderno, entre ellos encontramos a los Homo sapiens neanderthalensis o neandertales, cuyos restos ya muestran un rostro plano, dientes y prácticamente un esqueleto parecido al nuestro  a comparación de otros ancestros y homos contemporáneos.

LEER
Los océanos pierden oxígeno año tras año

Lo que nos dice el nuevo hallazgo de vida en cuevas en Málaga

La cueva de Ardales que se encuentra en el municipio de Málaga nos ha revelado cómo nuestros antepasados pudieron reciclar escondites por más de 50.000 años.

Esto significa que alguna especie del género homo pudo haberse encontrado con los restos de sus propios antepasados, los neandertales, cuando encontraron esta cueva totalmente vacía.

El equipo de investigadores de la Universidad de Cádiz y Almería, han encontrado que esta enorme cueva no solamente funcionaba para resguardarse, también fue el lienzo de nuestros antepasados por decenas de miles de años.

Además, el equipo que lleva investigando la zona desde 2011, también descubrió que funcionaba como lugar para enterrar a sus muertos.

Según los estudios, los restos más antiguos datan de hace 65.000 años que corresponden a los neandertales, quienes pudieron haber ocupado la cueva por 20.000 años aproximadamente, sin duda, una cantidad impresionante de generaciones pasaron por esta cueva.

Pasaron miles de años hasta que surgieron los humanos más modernos, carentes de pelo y con sobresaliente inteligencia, posiblemente para entonces los neandertales de la cueva pudieron haberse extinguido por alguna enfermedad contagiosa o evento catastrófico.

LEER
¿Pueden los mosquitos oler el sudor?

El último resto de neandertal que se pudo encontrar y el primero de otra especie de humano con características más modernas, se encontraron con 7.000 años de diferencia, así que se presume que durante ese lapso la cueva quedó desocupada.

 Los últimos habitantes dela cueva de Ardales pudieron haber sido los últimos humanos de la era de piedra, y gracias a ella pudieron vivir los suficientemente a salvo para poder continuar desarrollando sus habilidades, hasta que comenzó la era de cobre. 

Gracias a la cueva en Málaga, ahora podemos saber más sobre el parentesco entre Neandertales y Sapiens

El estudio que publicó el equipo de investigadores encontró suficiente evidencia para saber que durante el tiempo cuando la cueva fue ocupada, ambas especies de humanos pudieron haber aprendido sobre cómo utilizarla.

Para cuando los homos llegaron a la cueva desocupada, encontraron toda la herencia que los neandertales dejaron durante miles de años, posiblemente para ellos fue como entrar a un museo donde pudieron aprender y continuar desarrollando lo que encontraron ahí.

Por ejemplo, los neandertales ya enterraban en sus muertos, y cierta zona de la cueva estaba destinada para ellos, la cueva también preservó muy bien el arte que dejaron atrás, y posiblemente las herramientas y materiales con las que hicieron todo eso posible.

LEER
El Dilophosaurus de Jurassic Park no se parece en nada al real

Hasta hace unas décadas, creíamos que solamente los homos más modernos tenían la capacidad de crear arte, pero esto vendría a secundar otros hallazgos de pinturas rupestres de la era neandertal que no se tomaron muy en serio, de hecho, insinuarlo fue bastante polémico.

José Muñoz, investigador de la Universidad de Cádiz declaró que haber encontrado estos hallazgos con un gran abanico de diferentes dataciones ha ayudado a confirmar que los neandertales pudieron mostrar más habilidades cognitivas de las que pensábamos.

Habilidades sociales y culturales como celebrar la despedida de un miembro al morir, y posiblemente las primeras tradiciones pudieron surgir en esta cueva, así como la creación de simbolismos y la expresión artística.

A comparación de las pinturas más recientes delos homos que muestran retratos figurativos de diversos animales, las pinturas de los neandertales se caracterizan por utilizar puntos, además de grabado de manos.

Estas pinturas esperaron ser halladas por 58.000 años, ya algunas enterradas en la entrada de la cueva, donde se encontraban la mayoría de estas pinturas bastante abstractas, y se requirió estudios de radiometría para poder calcular el año de cada una de ellas y así saber qué arte le perteneció a quien.

LEER
Algunas curiosidades de la Luna que seguro que no sabías

Primero se pensó que nuestros antepasados pudieron considerar esta cueva como un lugar para asentarse, es decir, ocuparla como un hogar para pasar la mayor parte del tiempo adentro, realizando diferentes actividades domésticas. Pero la carencia de este tipo de herramientas echó atrás esta suposición.

Tal parece esta cueva fue para los neandertales algo así como una pirámide para la antigua civilización egipcia. Pues la utilizaron como un lugar especialmente para enterrar sus muertos, pues no encontraron restos de ropajes, utensilios para alimentarse, o zonas de dormitorios.

Sin embargo, no se descarta la idea de que alguna vez pudo haber servido como refugio de forma esporádica, por ejemplo, cuando se avecinaba una tormenta o la llegada de cualquier otra amenaza, posiblemente también para realizar alguna clase de rituales o actividades grupales.

Las investigaciones aún continúan, y posiblemente se convierta en un sitio turístico en el futuro

Ya existen diversas cuevas rupestres que se pueden visitar  en Europa como turistas, normalmente zonas donde ya se realizaron todas las actividades de exploración pertinentes, como la de Altamira en Cantabria, las cuevas de Lascaux y Chauvet en Francia, otra más en España la encontramos en Asturias, en la cueva de Tito Bustillo, y la lista continúa.

LEER
Curiosidades de las razas caninas

Pero realmente son pocas las que podrían mostrar pinturas rupestres tan antiquísimas que daten de varias decenas de miles de años y que parte encontremos hallazgos de dos de nuestros antepasados, haciendo a esta cueva un lugar muy especial para los amantes de la historia de nuestros orígenes.

De hecho, esta cueva no ha sido un hallazgo en sí, pues desde su descubrimiento en 1821, ya ha sido un lugar obligatorio para visitar para todo investigador del arte rupestre, antropólogos, y más, así como turistas en general.

Para cualquiera que planee realizar turismo en esta zona, deberá tener muy presente que estos hallazgos son apenas la punta del iceberg, pues aún hay muchas cosas por desvelar y esta investigación apenas está mostrando sus primeros reportes al mundo.

De hecho, lo que se pueda descubrir aquí podría generar conexiones de historia entre los más de 30 otras cuevas rupestres que encontramos en la región. Pues la cueva de los Ardales pudo haber sido uno de tantos puntos estratégicos que pudieron haber tenido nuestros ancestros, sin duda seguiremos recibiendo noticias emocionantes.