¡Las hienas son más que eso! De carroñeros a cazadores estratégicos

Existen animales que tienen mejor fama que otras y el León es uno de ellos, el mal llamado ‘rey de la selva’ que en realidad vive en la sabana africana. Pese a que viven en la misma zona y su interacción es cotidiana, las hienas son criaturas que pasan de la gente sin pena ni gloria.

De hecho, cuando milagrosamente alguien menciona las hienas, es común pensar en ellas como unas criaturas detestables, posiblemente por sus representantes famosos al rededor del mundo.

Así es, se tratan de la hienas que aparecieron en el famoso filme de Disney ‘El Rey León’ en 1994, quienes eran los villanos secundarios a las órdenes del malvado Scar. Entre ellos destacaba Shenzi, una hiena hembra y líder de su pequeña manada de dos, Banzai y Ed.

Estos últimos eran mero adorno, uno tonto y el otro inseguro de sí mismo, esperando las órdenes de la hiena mayor, malvada, astuta, pero con algo de carisma. Eso sí, con ganas de comerse a cualquier criatura pequeña mientras se carcajeaba.

Esto último, una de las características por la que son mayormente conocidas las hienas fuera del famoso filme, pues aunque tienen características caninas, estos no ladran, sino más bien realizan algunos sonidos semejantes a una risa burlona y macabra, lo cual dan una sensación de ser unos maleantes o brabucones.

LEER
Científicos intentan comprender migración de animales con satélites

Quienes han subido un peldaño más en el conocimiento de estos carnívoros, seguramente los tildaría de carroñeros, es decir, criaturas que esperan a que otros animales maten a sus presas para luego arrebatárselos.

En los documentales es común ver cómo las leonas se agrupan para cazar herbívoros, con una paciencia impresionante y con una fuerza arrolladora. Las leonas deben ser cuidadosas de no cazar solas, pues las hienas que van en manada pueden atacarlas en el afán de quitarles sus presas.

Lo más consternante de ver estas escenas, es escuchar a las hienas ‘reírse’ mientras atacan a las leonas quienes tienen que huir sin su comida del día, en verdad dejando una sensación de que son todos unos desvergonzados maleantes que necesitan un buen escarmiento.

Pero esta solo es la percepción del ser humano, pues ni se ríen, ni están haciendo ninguna fechoría, es simplemente es la dinámica más pura de la naturaleza entre dos especies completamente diferentes, así como otros animales la tienen de diferentes asociaciones, como aquellos pajaritos que viven en los lomos de los rinocerontes donde encuentran su alimento.

De hecho, las hienas no siempre son carroñeras, y también pueden cazar sus presas

Las hienas resultan ser muy buenos cazadores y corredores, y tienen todo lo necesario para obtener sus presas por sí solos como sus enormes colmillos, garras, pies bastante callosos.

LEER
El delorean regresa al futuro... ¿con coche eléctrico?

Sus garras que no son retráctiles y no sirven para cazar, son un signo de que son patas diseñadas para correr y cavar madrigueras que utilizan para ocultar a sus crías.

Si bien es común ver cómo huyen de las leonas y corren cuando están en acción cuando roban una presa, las hienas manchadas que son vistas al sur del Sahara africano, son quienes más han sido captadas cazando sus presas.

Aunque es común verlos con sus crías o pasear a primer ahora del día, en realidad esperan la noche para mostrar de qué están hechos, y posiblemente la razón por las que rara vez han sido captados cazando.

Además, su risa macabra, que en realidad son una extraña mezcla de ladrido y aullido al mismo tiempo, no la utilizan para burlarse de los leopardos y leonas a las que le han robado, sino que es una estrategia para que la manada no se separe, y se estima que también la utilizan para ahuyentar a otros carnívoros.

Sin embargo, la conducta de cada familia de hienas es muy distinta, por ejemplo, la hiena manchada de la que estamos hablando, se trata de una versión robusta y bastante brava capaz de defender sus alimentos de leonas.

LEER
Toc, toc, ¿se puede? Así es posible hablar con gente en sus sueños

También tenemos a la hiena parda, con un pelaje bastante largo, de tamaño más pequeño y encorvada como un jabalí, la postura torpe de sus patas traseras nos dice que no es un corredor y por lo tanto, tampoco un cazador, estas viven en el desierto de Jalahari y Namibia.

La hiena rayada parece una mezcla entre un zorro y una cebra por sus rayas negras sobre su pelaje largo y blanco. Al igual que la hiena parda, son exclusivamente carroñeros, viven en  la India, Oriente Medio y África.

El lobo de tierra es una variación de las hienas, con un pelaje rojizo adornado de rayas negras como un tigre, es el que más se parece a los caninos aunque es bastante solitario a comparación de las otras variedades antes mencionadas, este es un cazador aunque solamente de insectos pequeños, viven en el este de África como Egipto, Tanzania, Kenia, entre otros.

Esto hace de nuestras hienas manchadas, como las que vemos en El Rey León, una arma de matar (y de robar) que es más inteligente de lo que creíamos.

Estábamos equivocados, las hienas no solo cazan, también lo hacen con estrategia como las leonas

Para poner en perspectiva los méritos de la hiena, comparémoslo con sus rivales más cercanos con quienes comparte el territorio y la presa. En primer lugar tenemos a la leona cazadora, cuyo espécimen adulto puede pesar un promedio de 130 kg.

LEER
El Dilophosaurus de Jurassic Park no se parece en nada al real

Leonas Vs. Hienas

Las leonas son robustas, pesadas, musculosas, y además de sus colmillos, tienen grandes patas delanteras especialmente diseñadas para enganchar a su presa con pocas probabilidades de dejarlos ir.

Por su parte, las hienas manchadas macho pueden pesar entre 50 y 80 Kilos, mientras que las hay hembras adultas que pesan 55 kilos. Estas no usan sus patas para la caza, así que dependen únicamente de sus colmillos y una mandíbula capaz de romper huesos, aunque eso sirve más bien una vez que la comida está servida.

Tampoco son muy veloces así que, al igual que las leonas, tienden a cazar en manada, y aunque tienen una clara desventaja contra sus rivales, las hienas son capaces de cazar el alimento preferido de ambos, ñus que pueden pesar casi lo mismo que una gran leona, pero  el doble de una hiena promedio.

Claramente aquí podemos destacar que pese a las limitantes de la hiena, esta es capaz de cazar el mismo tipo de presa que podría duplicar o incluso triplicar su tamaño. Eso sí es una hazaña.

Leopardos Vs. Hienas

Su segundo rival es el leopardo africano, cuyo macho adulto puede pesar 60 kg, un peso muy similar a las hienas. Este, al igual que su prima la leona, también tienen patas con garras en forma de garfios diseñadas para incrustarse en la presa y no dejarla ir.

LEER
Algunas curiosidades de la Luna que seguro que no sabías

Desde luego, su velocidad es su habilidad más importante, este espécimen que también encontramos en Asia, puede correr cerca de 130 kilómetros por hora, y todavía tener la suficiente musculatura y fuerza para subir su presa entera a un árbol para evitar la carroña.

La hiena está en clara desventaja, si bien tienen el mismo peso y carece de armas letales en sus patas, no puede correr más de 64 kilómetros por hora, sin mencionar que no pueden escalar un árbol en absoluto. Así que más les vale terminar de comer rápido.

Las hienas nuevamente se ganan los reflectores por poder hacer tanto con tan poco, las hienas utilizan su fuerza grupal a comparación de los solitarios leopardos, que compensan su escasa velocidad rodeando estratégicamente a su presa.

¿Necesitas más para convencerte de que las hienas son criaturas tan fantásticas que merecen su propia película? Pues aún no te pares de tu asiento.

Como puedes ver, las hienas aunque carroñeras, también son cazadores formidables que si bien no serán los «reyes de la Sabana», tal vez pueden ser los príncipes o algo así.

Verlos cazar en grupos es todo un espectáculo, de hecho, si observamos con detenimiento, podemos saber el tamaño de la presa que buscan en función del número de hienas en el grupo, aunque normalmente veremos cinco de estos.

LEER
Hace un par de años se creó el imán más potente del mundo... pero algo ocurrió

Sin embargo, observadores de la vida silvestre han podido ver casos de hienas adultas cazando completamente solos un enorme ñu que le duplica el peso, el tamaño y la velocidad.

Uno de los casos más impresionantes registrados, narra toda una persecución que duró 24 kilómetros, así que más vale no hacerlas enojar. Además, a comparación de los leones donde un macho controla un harem, las hienas son más revolucionarias al tener familias matriarcales, es decir, las hembras son las que dominan.

Los leones que tienen a cambiar de dominante, se adueñan del harem completo y terminan matando las crías del dominante anterior. Mientras que las hienas son familias protectoras, donde todo el grupo vela por las crías, la vigilancia, defensa y protección de todos. Fantástico, ¿cierto?