La televisión tradicional se desploma en plena pandemia

Aunque no es nada nuevo y ni es de sorprenderse, la televisión ha perdido cada vez más audiencia en los últimos años, y cualquiera podría apostar que las nuevas tecnologías están detrás de esto.

Y es que es más común el uso de dispositivos móviles para poder ver cualquier clase de contenido cuando quieran, donde quieran y como quieran. Además de que cada vez más medios ya se encuentran en internet, eso incluyen canales y empresas que también encontramos en la televisión.

En este punto, muchas personas simplemente ya están esperando el fin de la era de la televisión tradicional, y solo nos inunda la pregunta de cuándo y cómo es que se vivirá ese momento histórico.

Al menos en Estados Unidos ya tienen una idea más clara de ello gracias a un estudio realizado en este país, donde no solo se puede ver claramente el declive de la audiencia televidente, también refleja que está cayendo más rápido de lo que se pensaba.

Amazon está monitoreando la caída de la televisión tradicional

La televisión de paga se acerca a su fin, eso es lo que concluye Metthew Ball, director de estrategia de Amazon en un informe que reflejan la cantidad de clientes de este medio de entretenimiento durante los primeros cuatro meses del 2020.

LEER
Everyday, la app para entrenar tus hábitos diarios

Uno de los factores más importantes, el tiempo de consumo, es el que ha caído en picado con las nuevas generaciones más habituadas al uso del internet y los servicios de streaming que estos ofrecen.

Mientras que las personas mayores de 65 años han aumentado su tiempo frente a la televisión un 3% más, las nuevas generaciones entre 18 y 24 años han comenzado a dejar de consumir en un 69% de los minutos frente a la televisión.

Tan solo hace diez años, el 89% de las casas contaban con televisión de paga y eran constantes en su tiempo de entretenimiento, para 2019 esta cifra caería a 96%, y si se pudiera ver en una gráfica, este se vería como una línea cayendo de forma constante, sin pausas ni ganancias en algún punto.

En España este fenómeno también ocurre aunque en menor escala

De acuerdo con el Gabinete de Estudios de la Comunicación Audiovisual (GECA), actualmente cerca de 15.7 millones de personas aún son televidentes activos, pero las industrias de la televisión no pueden cantar victoria aunque sea un número considerablemente alto.

Cuando vemos que en los últimos 10 años la audiencia no ha pasado de 16 millones, se puede ver claramente un estancamiento, y la GECA sabe exactamente la razón: Netflix y HBO.

LEER
Trucos para descargar de Instagram vídeos e imágenes

Se dice que desde el 1993 no se habían registrado tiempos tan bajos de consumo con 3 horas y 46 minutos en promedio al día, cuando antes se podrían pasar prácticamente toda la tarde y noche viendo series, shows y películas, algo que ha quedado atrás en la mayoría de los hogares españoles.

Sin embargo, el panorama no es tan deplorable como ocurre en Estados Unidos, pues en España aún la gran cantidad de 70% de los hogares españoles consumen televisión cada día.

Incluso se puede decir que el 94% de la población total enciende la televisión aunque sea esporádicamente, como al ver las noticias o un show antes de ir a trabajar, al comer o antes de irse a dormir, un porcentaje bastante grande y que ningún otro medio ha podido lograr en España hasta ahora.

Y la razón fundamental por la que la televisión aún es el amo puede deberse a que España aún domina los «boomers», quienes se resisten a entrar a las nuevas tecnologías de lleno y prefieren consumir la televisión habitual.

Pero se estima que es cuestión de tiempo cuando las nuevas generaciones tomen el mando sobre lo que se ve en los hogares para ver un predecible declive de la audiencia, tal y como ocurre en Norteamérica. Mientras tanto, los usuarios de Netflix representan un porcentaje relativamente bajo de la población.

LEER
El cerebro de los grandes músicos tiene nexos en común

Así que la industria de la televisión aún pueden estar tranquilos de que tienen unas cuantas décadas de ventaja, no solamente para aprovechar su tiempo mientras puedan, sino de tratar de conquistar nuevos públicos, entrar también al juego del internet y básicamente adaptarse para no perecer.

Incluso los anunciantes se empezarán a mudar a los servicios de streaming

Es cada vez notorio cómo los servicios de streaming han llegado a sustituir la televisión en cierto modo, y esto ha llamado la atención incluso a los anunciantes que generan ganancias a los canales televisivos.

Nielsen Company, una compañía dedicada a las soluciones de comunicación y entretenimiento, lanzó los resultados de su estudio titulado «Total Audience» donde afirma que cada mes, la audiencia de medios de streaming aumenta un 60%.

Motivos suficientes para corroborar las teorías de que la audiencia de televisión abierta y de paga, puedan empezar a moverse a estas plataformas online conforme vayan evolucionando e implementen contenidos que puedan sustituir a los de la televisión.

BI Intelligence también ha visto este fenómeno y ha querido aportar con sus propios estudios, donde se demostró que durante 2016 muchas marcas y anunciantes en general, comenzaron a ver un buen negocio al promocionarse a través del vídeo streaming.

LEER
La mayor erupción volcánica de nuestra era ocurrió en argentina

De hecho, existe un concepto donde estos anunciantes han deseado promocionarse en vivo y en tiempo real, un concepto que tiene varios años cocinándose especialmente para los móviles, donde también participarían las redes sociales y otras apps como Twitter, Facebook, Snapchat y Youtube, algo que ya estamos viviendo.

Las marcas y empresas han visto una gran oportunidad en internet y el cambio en los modelos de negocio y marketing han cambiado desde los últimos años, donde no estar presente en sitios como YouTube o Facebook, es algo impensable.

Se estima que más del 80% de las agencias podrían comenzar a invertir en estas plataformas, posiblemente dejando de lado las cadenas televisivas que recibirán el impacto duro y directo.

Al menos en Estados Unidos se espera una mayor presencia de marcas haciendo negocios en las plataformas más importantes como HBO, Amazon Prime, Hulu y Netflix, y posiblemente Disney+ dependiendo de qué tanto peso gane.

Y aunque parezca un camino sin obstáculos, no es de extrañarse que las cadenas de televisión exijan a las autoridades a no monopolizar los medios de entretenimiento.

Los usuarios también toman partido en estas decisiones, y las quejas han sido múltiples en plataformas de YouTube, cuyos anuncios han mermado dramáticamente la experiencia de ver videos cuando son interrumpidos constantemente con anuncios.

LEER
Mira que fresquita puede quedar tu PS5 con refrigeración líquida

Incluso la llegada el 5G representan malas noticias para la televisión

Como sabemos, las redes 5G que están por implementarse en cada vez más países, nos traerá una conectividad mucho más rápida y cómoda para ver contenidos en internet.

Además, en países como España, la red 5G obligaría a las personas que aún conservan televisiones antiguas a cambiarlas o reconfigurar la TDT para evitar la pérdida de canales.

Esto luego de que un plan aprobado por el gobierno español estipulara que las frecuencias de entre 694 y 790 Mhz serán destinadas únicamente a la radiodifusión, y de ese modo garantizar una mayor cobertura móvil principalmente en los lugares más alejados de las ciudades.

Desafortunadamente, aún muchos canales captados por las televisiones antiguas caen dentro de ese rango, haciéndolas desaparecer para darle prioridad a las telefonías.

Y es que la mayor parte de las poblaciones que aún consumen en gran medida los contenidos televisivos, son personas mayores que aún tienen estos televisores análogos, algo que también se observa aquellos sitios alejados de las señales telefónicas y de internet.

Como resultado, muchos hogares ya no podrán sintonizar canales de TV abierta convencionales y se le dará prioridad a la alta definición, con una resolución de pantallas horizontales de 16:9 y 720p.

LEER
¿Tienes alma de viejuno? Tik Tok no es para ti

Quienes aún cuenten con una televisión antigua cuadrada, verán una imagen desfasada y poco funcional. Sin duda una mala noticia para todas las familias que no han podido hacerse de una pantalla plana rectangular.

Dentro de poco, las personas incluso de escasos recursos o en zonas rurales donde la tecnología no ha podido llegar como en las grandes urbes, serán las más afectadas junto con las cadenas televisivas, dejando ver que quienes no puedan adaptarse a los cambios podrían extinguirse.

Aunque para los canales cuyas frecuencias estarán destinadas a la radiodifusión ya es demasiado tarde, pues los cambios se planean realizar este año, pero para los televidentes que aún no cuentan con una televisión moderna, podrán empezar a ahorrar, pues aún tienen tiempo hasta el 2023, antes de la llegada de la nueva resolución.