Guia infalible de seducción

¿Quieres conocer a mujeres bellas? ¿Te gusta un hombre pero no sabes como acercarte a él?. En este artículo te explicaremos cómo aproximarte a la persona que te gusta y lo más importante, como enamorarla para que acabe contigo.

Como podrás imaginar la estrategia de seducción si bien comparte factores en común, hay que adaptarla a tu situación personal y a quien te diriges, por lo que esta guía está dividida en varias secciones para que elijas la que se adapte mejor a tu situación:

Cómo seducir a la mujer de tus sueños

Seducir a una mujer es más sencillo de lo que parece a simple vista, aunque es importante que sigas una serie de reglas a rajatabla, ya que por lo general las mujeres son muy exigentes con sus parejas. Aquí van nuestros consejos:

Gánate su confianza

Lo primero que debes hacer si quieres seducir a una mujer es ganarte su confianza. Ten en cuenta que se trata de un pilar básico para poder iniciar cualquier relación así que dale tiempo, conócela, deja que te conozca y crea una relación saludable y resistente poco a poco.

Cuida tu físico e higiene

En segundo lugar si quieres conquistarla vas a tener que cuidarte. Sabemos muy bien que el físico no lo es todo pero sin duda si cuidas tu apariencia tendrás mucho más que hacer porque se fijará en ti antes. Cuida tu ropa, tu perfume, tu pelo y demás y sin duda será mucho más fácil llamar su atención.

Manten el halo de misterio

También deberías saber que el misterio fascina a las mujeres. El no saber bien quién eres supondrá una aventura para ella y sin duda hará que se fije en ti. Cuéntale cosas de ti pero no se lo cuentes todo y así poco a poco te irá descubriendo y queriendo saber más de ti. A las personas en general les gusta lo complicado, suelen, como dice el dicho “enamorarse de lo imposible”, con lo que si se lo pones difícil sin duda se volverá loca por superar el reto y conseguir estar contigo porque te volverás irresistible a sus ojos. Conviértete en el premio perfecto para la mujer a la que quieres seducir y estarás ganando por partida doble.

Finge que no te interesa demasiado

Sin duda esta es una de las técnicas infalibles para seducir a una mujer. Puede parecer contradictorio pero el fingir que no te interesa hará que probablemente ella se fije en ti mucho antes. No conseguirá entender por qué no llama tu atención, sobre todo si es orgullosa, y es por ello que tú comenzarás a llamar la suya y conseguirás seducirla de forma mucho más sencilla casi sin hacer nada.

Hazla reir

Casi todas las mujeres buscan divertirse en una cita o con su pareja. Divertir a una chica es esencial para seducirla, ya que se acordará de tí y recordará lo bien que lo pasa contigo, y por ello tendrá ganas de verte de nuevo para estar contigo y la sigas haciendo feliz.

Confía en ti mismo

Asimismo también te recomendamos que confíes totalmente en ti mismo y seas directo y divertido mientras haces sentir bien a la chica a la que intentas seducir. Incluye también un punto de arrogancia sin llegar a ser maleducado y sin duda triunfarás.

Mírala siempre a los ojos

Si una chica te gusta seguro que al principio te costará mirarla a los ojos pero no tengas miedo e inténtalo porque las miradas son capaces de despertar la pasión. Si logras mantener tu mirada fija en una mujer y ella la mantiene mientras te está hablando posiblemente es que le interesas. Si quieres comprobar si vale la pena intentarlo con una chica que acabas de conocer en alguna fiesta o evento o por el contrario pasar de ella lo mejor que puedes hacer es mirarla desde lejos. Si te hace algún gesto o achina sus ojos dibujando una sonrisa es que le interesas y deberías acercarte a intentar hablar con ella.

Nunca seas sumiso

También te recomendamos que bajo ninguna circunstancia te conviertas en un hombre sumiso. Muchas chicas están acostumbradas a que les bailen el agua y probablemente si haces lo mismo te convertirás en uno más para ella. En lugar de ello finge que no te interesa o llévale la contraria y seguro que destacarás del resto.

LEER
Cómo cambiar tu nombre de usuario con el asistente de Google

Intenta que haya contacto

Por supuesto no seas agobiante ni intentes pasarte de la raya pero el rozar su brazo o tocarle la mejilla de forma sutil puede ser una forma muy interesante de despertar al máximo la química entre vosotros y de comunicarle que le interesas.

Sé un poco travieso

También te recomendamos que seas algo picante o travieso pero por supuesto sin caer en la grosería. Esto es así porque debes despertar también su atracción o interés si no quieres caer de forma directa en la zona de amigos. Debes tratarla bien pero a la vez debes despertar esa tensión que después pueda convertirse en algo más cuando logres seducirla.

Muestra interés por ella

Lo siguiente que te recomendamos es que aunque a veces sea interesante que pases un poco de ella para que se fije en ti también aprendas a escucharla, a quedarte con los detalles y a recordárselos en el momento preciso para que se dé cuenta de que realmente le importas y quieres seguir conociéndola.

Ten detalles con ella

También será muy interesante que la sorprendas con todo tipo de detalles especiales. Éstos pueden ser desde regalos hasta simples momentos como llevarla a ver el atardecer o dedicarle una canción en la radio. Sin duda lograrás sorprenderla y esto hará que se sienta mucho más atraída por ti.

No vayas demasiado deprisa

Asimismo, también te recomendamos que nunca vayas muy deprisa si quieres seducirla. Primero porque puedes asustarla y segundo porque si le das todo de una perderá rápidamente el interés en ti. Ve poco a poco: conócela, esfuérzate por hacerla feliz y sin duda lograrás seducirla en menos de lo que imaginas.

Consigue que se forme una buena impresión de ti

También es muy importante conseguir que se conforme una buena opinión de ti. Debes parecer un conquistador a sus ojos y debes serlo, pero también debes ser una persona educada, real y encantadora si quieres sorprenderla y hacerla feliz.

Hazla cumplidos.

Y por último no te olvides de alagarla de forma sutil. Si te pasas y el cumplido no es nada sincero sin duda será contraproducente, pero si te sale decirle lo guapa que está porque verdaderamente lo está no dudes en hacerlo porque seguro que se alegrará de oírlo y tu ganarás muchos puntos para triunfar con tu conquista.

Sin duda, si sigues estos sencillos consejos lograrás fijar la atención de la mujer que te gusta, y así conseguirás ligar con ella sin importar lo guapa que sea.


Cómo seducir al hombre de tus sueños

Las mujeres disponemos de muchas armas e instintos naturales diseñados para hacer caer al hombre de nuestros sueños en nuestras redes. Una de las mayores armas que tiene una mujer es su mirada. Si la sabe usar correctamente, puede enamorar a un hombre mucho más rápido de lo que piensa. Una mirada sexual e interesante abrirá la curiosidad del hombre. Facilitando y mucho el camino a la mujer.

Tienes que ser una mujer femenina para conquistar a un hombre. Si no te muestras femenina cuando estés a su lado, lo más seguro es que te pueda confundir con una amiga, lo que quiere decir que el efecto de la conquista se te complicará mucho. Y es que luego pasar de amigos a novios te resultará mucho más complicado.

Siempre que puedas tienes que vestir sexy, pero no sobrepasarte en ningún momento. Una cosa es buscar llamar su atención para que se fije en ti y pueda ver lo guapa que eres y otra es asustarle con ropa demasiado atrevida. Si vistes demasiado atrevida puede que piense cosas que realmente no son y todo ello irá en tu contra.

Tienes que ser una mujer directa. No cometas el error de hacerle pensar lo contrario porque lo puedes liar y pensar que no buscas nada con él. En este caso puede que se canse de ti y busque a otra chica, por lo que perderás una gran oportunidad para estar a su lado.

A muchas chicas les gusta hablar de si mismas. Si realmente lo quieres enamorar, habla un poco de ti, pero guarda cosas para llamar su interés. Nunca muestres todas tus cartas si quieres que la relación vaya a poco a poco y en consecuencia sea duradera. Si muestras todas tus cartas en la primera cita, en el futuro la relación pasará a tener poca intensidad.

El juego de la seducción es una de las mejores partes del amor o de la conquista de un hombre. En ocasiones quieres que esa persona se vaya fijando en ti y que se sienta atraído sin que sepa muy bien porqué, pero en el fondo sabes que has estado mandándole señales muy discretamente que han llevado a que sea él quien mueva ficha primero, sin que llegue a saber nunca que realmente eras tú quien ha propiciado ese encuentro. Si quieres saber cómo hacerlo, te hemos preparado estos consejos sobre cómo seducir a un hombre sin que se dé cuenta.

LEER
Los 7 errores más comunes al usar lentillas

Como conquistar a un hombre sin que se dé cuenta

Lo importante a la hora de seducir a un hombre sin que lo sepa, es ser discreta, pero indirecta. Con discreta quiero decir que no le digas nada que pueda hacerle pensar directamente que quieres algo con él, pues acabaría rápidamente con todo el juego de la seducción, y por lo tanto, lo tendrías muy fácilmente, y si realmente quieres jugar y divertirte para luego echarle el guante, es mejor que vayas muy poco a poco.

De la misma manera, tendrás que ver cómo va interpretando él las señales que le envías, pues tienes que pensar que, si eres muy light, es decir muy suave con lo que haces para atraerlo, pensará que simplemente quieres su amistad y no interpretará nada sexual en ti. Hay miradas que son capaces de decirlo todo, pero sin decir una sola palabra. Deberías de probar con estas miradas que son capaces de incomodar a un hombre, pero al no decirle absolutamente nada, tampoco puede interpretarlo como una atracción por tu parte, entonces sin que se dé cuenta, estará interesado en ti.

Otra de las tácticas que puedes hacer para que un hombre se fije en ti, es que los encuentros que tengáis sean explosivos. Con esto quiero decir que lo vaya a recordar durante mucho tiempo e incluso cuando volváis cada uno por vuestro camino, lleve una sonrisa de oreja a oreja. Es muy importante que un hombre se sienta cómodo con una mujer, que no se sienta agobiado ni presa de esta, pues de lo contrario, instintivamente dará un paso hacia atrás. Sin embargo, una de las mejores formas para seducir a un hombre sin que se entere es hacer que pase un rato agradable contigo, pero en esto también se incluirá el hecho de atraerle sexualmente, con prendas que sientas que te queden muy bien puestas, con escote o con esa pintura que utilizas y que sabes que puede realzar los mejores rasgos de tu rostro.

Cómo seducir por WhatsApp a un hombre

Una vez que ya sientes que ese hombre está detrás de ti o que al menos, empieza a entrar en tus juegos, es esencial que comience un pequeño tira y afloja con él. Es decir, el comenzará a sentirse muy atraído por ti, ya que las señales que le has ido mostrando hacen que cada vez quiera conocer más de ti, o pasar mucho tiempo contigo. Igualmente, también tendrás que darle señales para demostrarle que tú también estás interesado en él, pero no tan directas como seguramente hará el hombre contigo, puesto que con total seguridad será mucho más directo. Tú tendrás que pasar durante un tiempo, hacer este juego de tirar, es decir acercarlo con buenas palabras, para luego empezar a hablar menos con él por WhatsApp, esto hará que te eche en falta y quiera hablarte en todo momento, extrañándose y con total posibilidad insista en quedar contigo o en mantener algún contacto.

Este será el momento decisivo, puesto que una vez que él te está buscando y que te echa en falta, será cuando realmente lo tengas entre tus redes, por lo que ya será el momento en el que tienes que decidir si cortar con este juego o directamente lanzarte y obtener los beneficios de todas las estrategias que has seguido para tener a tu hombre. En este punto debes recordar que, si alargas mucho el juego, es posible que al final se termine cansando y no quiera saber nada de ti, aunque puedes seguir interesándole, quizás exista otra mujer que también está interesada en este hombre, y está actuando más directa con él, por lo que, cansado de seguirte el juego y de no conseguir absolutamente nada, lo intente con otra persona y el tiempo que has invertido con él, lo pierdas por completo.


Cómo seducir a una mujer casada

Como bien sabrás, una mujer casada suele ser mucho menos accesible que una mujer soltera. Pero si realmente te has enamorado de ella, siempre hay opciones que nos permiten seducirla, incluso si está casada. Si realmente quieres intentarlo, te invito a poner en práctica los siguientes consejos. Te serán de gran utilidad.

LEER
Chrome ya permite navegar en páginas en modo oscuro

Seducción por Whatsapp

Ahora lo tienes más fácil que nunca gracias a WhatsApp. Tan solo tendrás que conseguir su móvil y podrás ponerte en contacto con ella. Comienza conversando con ella con cualquier excusa. Si notas que la conversación fluye, vete tratando temas más personales para saber que cosas le gustan, que cosas no le gustan e ir preparando el terreno.

Si todo sigue fluyendo, puede ser una buena opción mandarle mensajes un poco más calientes para ver su reacción. Estos mensajes no deben mandarse de golpe, sino que deben ir subiendo de tono poco a poco.

Dale lo que su marido no le da

Si ella confiesa que con su marido no es feliz y que no está pasando por su mejor momento, puede ser una buena opción para intentarle seducir. Es importante que no vayas a saco, sobre todo si le notas que está pasando por un mal momento. Gracias a WhatsApp no te será complicado encontrar las debilidades de la pareja.

Para aprovechar la situación, te recomiendo darle lo que su marido no le está dando. Bien sea cariño, compañía, amor… asegúrate de lo que le falta y dáselo. Verás como te será mucho más fácil seducirle. Eso sí, “todo esto se lo tienes que ofrecer con la máxima discreción posible para evitar que el marido se pueda enterar y en consecuencia pueda tener mayores problemas”. Con una mujer casada es importante no ir más rápido de lo que ella puede ir.

Recuerda que tiene un marido y que lo divertido será seducirla sin ponerle en un compromiso con su pareja. Si le haces vivir momentos incómodos o arriesgados, es probable que no le divierta “tontear” contigo y acabe enfriándose la situación. Por ello no la llames cuando sabes que no puede hablar y lo mismo al escribirle. Pero si ella mete la quinta escribiéndote, en ese momento si puedes acelerar a fondo.

Proponle un plan divertido y arriesgado

Las mujeres casadas normalmente suelen estar bastante cansadas de la monotonía junto a su pareja. Si quieres llamarle la atención, puede ser una buena idea crear un plan divertido y arriesgado.

No te recomiendo proponérselo a la primera de cambio, sino que te recomiendo proponérselo cuando ya tengas la confianza necesaria para tener una probabilidad elevada de que te diga que sí. También es importante que le presentes esta opción con inteligencia y no como si fuese tu novia. Piensa que está casada. Puedes irle soltando posibilidades a través de los mensajes de WhatsApp para ver como reacciona. Y si ves que está en modo accesible, juégatela y proponle el plan para poder estar a solas con ella de una manera diferente.

Queda con ella a solas

Busca cualquier excusa para poder quedar con ella a solas. Así quedará contigo sin ningún tipo de problema. Ella al principio pensará que está quedando con un amigo, pero tú sabes que tu objetivo no es hablar solo con ella, sino que estás buscando algo más. Y es que las conversaciones por Whatsapp están bien, pero siempre hay que dar un paso más.

Cuando hayas quedado algunos días con ella y veas que la cosa va bien, es decir, se siente a gusto a tu lado, puede ser el momento de ir dando los primeros pasos para seducirle. Tienes que ponerte en plan seductor y usar tus armas para conseguir tus objetivos. No es fácil y si no lo haces con calma, puede que se asuste y no consigas tus objetivos.

Piensa que tienes que conseguir que te vea como su otra media naranja y no como un amigo o un ligón que quiere romper una pareja. Pórtate bien con ella y ten en cuenta los pasos anteriores para tener una probabilidad alta de enamorarle.

No olvides que en este caso los regalos tendrán que ser limitados, con el objetivo de evitar que el marido se pueda enterar. También es importante tener una buena labia. Debes saber que si eres capaz de seducirle con la voz y tus palabras, la mujer caerá a tus brazos, sin importar si eres un hombre guapo o feo. A veces el poder de la palabra es mucho mayor que el poder del físico. Aunque este último también te ayudará a seducirle.

LEER
Cómo vincular tu cuenta de Instagram y TikTok

Cómo seducir a un hombre casado

Para conseguir seducir a un hombre que está casado tienes que seguir casi los mismos ejemplos y consejos para cualquier otra persona, solo que tienes que ser más cuidadosa con lo que haces, pues no querrás que nadie se entere, y mucho menos su mujer, claro está.

Lo primero que tienes que hacer es que este se fije en ti, utilizar todas las armas que tienes a tu alcance para conseguir llamar su atención. Puede que en un primer momento se resista incluso a hablar contigo, pero con una o dos copas de más con total seguridad hablará contigo y este será un muy buen comienzo. Habla con él y escúchale, ya que no hay nada más importante para un hombre que puedas escucharle hablar de él mismo, de su trabajo, de sus aspiraciones e incluso de aquellos deseos que nunca ha conseguido cumplir. Es aquí donde tú siempre tienes que atacar, animándole a conseguir sus objetivos, dándole ánimos y apoyo. Por lo habitual, estos hombres casados con total seguridad tendrán alguna carencia en el terreno amoroso o sexual, por lo que tienes que apuntar en ese sentido, haciendo que se sienta muy atraído por el pecado y por el morbo de hacer algo fuera del hogar y de la familia.

Si has conseguido hablar en más de una ocasión con él, o es alguien que conoces de tu entorno, podrás saber si te busca él o no, puesto que, si lo hace, tendrás muchas más posibilidades de triunfar en tu cometido y podrás llevarlo a la cama más rápidamente. Si sabes cuándo lo vas a ver de nuevo, lo que te recomendamos es que actúes, es decir, vístete con tus mejores galas, píntate o arréglate el pelo, y pone algo de escote para ver si se le escapa la mirada o no. Si hace esto en más de una ocasión, con un poco de ayuda por tu parte con algunas posturas que inciten a la mirada, sabrás que te desea y que si tuviera la oportunidad tendría algo contigo, ahora bien, eres tú quien debe buscarla y hacerle ver que todo va a ser lo más sencillo y fácil posible. Allánale el camino, para que vea que todo puede ocurrir sin que nadie tenga que enterarse.

Seducir usando Whatsapp

Si tienes el teléfono del hombre al que quieres llevar a la cama, lo primero que tienes que hacer es mirar su WhatsApp. Si tiene, puedes contar con otra estrategia para conseguir hablando con él. Tienes en primer lugar conocer sus hábitos a la hora de escribir o contestar a los mensajes, ya que algunos hombres casados solo van a comentar en ciertos momentos del día, sobre todo cuando la mujer no está cerca, pero si es capaz de hablarte y seguirte una conversación como si nada, e incluso te escribe cosas fuera de lo común, puede que estés de muy buena suerte.

En estos casos tienes que intentar ver si él está interesado en hablar contigo, iniciándote las conversaciones, y también con alguna que otra palabra más cariñosa de lo normal. Si no quiere ganarse tu favor, con total seguridad no te pondría nada de iconos, como besos, corazones, de la misma manera tampoco te llamaría guapa o cosas por el estilo. Es importante que vayas viendo su actitud. Por otro lado, técnicas muy buenas y que se llevan últimamente es subir fotos sexys o atrevidas a las Stories de WhatsApp, de esta forma lo que consigues es que él vea la foto, pero no se la pasarás directamente y si le gustas, te lo comentará, te escribirá al momento para decirte que estás muy guapa o que tienes un muy buen cuerpo.

También puedes mandar mensajes en dichas imágenes para que capte la indirecta y seguir el juego de atracción. Cuando ya esté todo mucho más avanzado, en un plano que con total seguridad conozcas, será el momento de decirle de quedar a escondidas o en secreto y conseguir los frutos de tu trabajo.


Cómo encontrar y gestionar una relación secreta

Si tienes un affaire, te estás planteando la idea o sospechas que tu amorcíto te está engañando, muy atento a estos consejos para que nadie se entere

Ser infiel ocasionalmente no es lo mismo que tener un amante. Lo primero es una canita al aire, un escarceo amoroso (más bien sexual), que se produce con una persona determinada en un momento determinado. Lo segundo es una relación secreta, en la que además de las relaciones intimas también juegan los sentimientos. Diferenciar entre ambos casos es crucial, sobre todo a la hora de ocultar estos encuentros a la pareja en cuestión. Ojo, no decimos que esté bien ni abogamos por ello (y tampoco pensamos lo contrario) pero tanto si eres de los que pone los cuernos como si no, es importante que leas lo que tenemos que contarte.

LEER
Te explicamos cómo cambiar tu nombre de jugador en Fortnite

Una infidelidad de una noche (de dos, de tres…) con personas diferentes, es muy fácil de ocultar a tu media naranja. Solo has de ducharte, vigilar que no te haya visto nadie y, si fuera necesario, tener una coartada con alguien. Imagina que te vas a una cena y ahí conoces a una persona interesante, sexualmente al menos. Y una cosa lleva a la otra, risitas, que si qué divertida, que si qué guapa, que si otra copa de vino, que si un bailecito… y cuando te quieres dar cuenta, estás entre las piernas de ese ser que acabas de conocer, y te has olvidado por completo que llevas una alianza en la mano. Bueno, en ese caso, si no deseas confesar la infidelidad, no tienes más que decir a tu novio o novia que «la noche fue bien, un poco aburrida, tomamos algunas copas, cariño, ya sabes, lo típico, me fui a dormir pronto al hotel porque, ya sabes, con gente tan sosa no había mucho que hacer, me puse con el móvil hasta las tantas y me desvelé, y claro, por eso tengo esta cara de cansad@…», etc. No hay peligro. Un único consejo: no des muchos detalles de tu noche ni seas demasiado ambiguo, porque te acabarán pillando, sobre todo si la cornuda es una mujer (somos más intuitivas y captamos mejor el lenguaje no verbal).

Ahora bien, si se trata de un amante la cosa se complica a la par que se hace más interesante. Un amante no es un encuentro ocasional en un baño de discoteca o en una deprimente habitación de hotel. Un amante es una persona por la que se siente algo (amor, empatía, cariño, cercanía, comprensión) y con la que se mantienen relaciones sexuales (normalmente más placenteras que con la pareja formal) de forma periódica. Puede ser una vez a la semana, una vez al mes… pero no todos los días. Estos encuentros, además, suelen producirse entre semana.

Una vez diferenciado el escarceo ocasional con una relación extramarital, pasemos al punto que nos ocupa: cómo tener un amante sin que la pareja se dé cuenta. Si tienes uno, te estás planteando la idea o sospechas que tu amor te la pega, muy atento a los trucos super eficaces para que no le pillen a uno.

1) Ser sincero con el amante

Si a alguien tienes que ocultarle cosas es a tu pareja. Lo mejor es que tu amante sepa que mantienes una relación sentimental normal (por normal entendemos formal, convencional) con otra persona. De lo contrario, se podría complicar todo aún más. ¿Por qué? Tu affaire podría enamorarse de ti e intentar iniciar un noviazgo, hacer planes, llamarte cuando estés con tu novio o novia…

Lo ideal es que sepa cuáles son las reglas del juego, y si quiere aceptarlas, se quede; y si no, adiós. «Tengo mujer, dos hijos, pero me gustas. Quiero seguir viéndote, me aportas mucho y me lo paso muy bien contigo. Pero tienes que saber que no voy a dejar a mi familia. Y es algo que debes respetar si quieres que sigamos con esto». Más o menos sería así.

La otra persona es libre de aceptar las condiciones o no. Todo será mucho más fácil así, tanto si decide seguir quedando contigo como si no. Sabrá que tienes una vida con alguien y que no quieres perderla, pero tampoco a tu amante. Es complicado, pero es algo que sucede.

Si ambos estáis de acuerdo en las condiciones, y sabéis cuál es vuestro lugar en la vida del otro, tu pareja nunca tendrá por qué enterarse.

2) Buscarse un amante con pareja

Lo perfecto es que tu amante tenga pareja formal, como tú. Así los dos tendréis algo valioso que perder si el affaire sale a la luz. La relación está más clara cuando ambos jugáis bajo las mismas reglas. Además, así os comprenderéis mutuamente. Si nunca has tenido un amante, puede que no lo sepas, pero es bastante duro mantener dos relaciones a la vez, querer a dos personas. Una te aporta una cosa, y la otra te proporciona otras. Ambas son compatibles, pero sabes que no puedes elegir una sola. Por eso mantienes ambas a la vez. El que es infiel, lo es siempre, no lo olvides nunca.

LEER
¿Quién te ha bloqueado en Whatsapp?

3) Que pertenezcan a mundos distintos

Tu amante y tu pareja no deben conocerse. Lo haría todo mucho más turbio. Al final, tu amante se convertirá en tu amigo, tu confesor, tu apoyo, así que es inevitable que acabes hablándole de tu marido o mujer, pero lo recomendable es que no des demasiados datos. No porque el otro vaya a volverse loco y a contárselo, pero cuanto más seáis sólo dos, mucho mejor para vuestra relación y la que mantenéis con otras personas. Vamos, parafraseando a Maluma, para que seáis felices los cuatro.

Si no se conocen, además, evitaréis situaciones incómodas.

4) Cuidado con las mascotas

Si no quieres que te pillen, ten mucho cuidado si los encuentros se producen en casa de tu amante. ¿Por qué? Es más que probable que en su hogar haya cabellos suyos (por mucho que limpie) y que las almohadas, el sofá o el aroma del apartamento en general huelan a él o a ella. Por ello, revísate siempre antes de salir. Y si el susodicho tiene mascotas, como gatos o perros, tienes que estar más alerta aún. Un amigo nos contó hace poco que su ahora exmujer le pilló porque un día llegó a casa con la camiseta negra cubierta de pelos de gato. Y claro, la excusa de «cariño es que el del bar ha adoptado a un minino» no sonó muy creíble.

Lo más probable es que tu affaire tenga algún utensilio para retirar los pelos de las mascotas. Pásatelo antes de salir si no te cambias de ropa. O hazte con uno y pásalo por las prendas cuando llegues a tu casa. También sirve un trapo húmedo. Y no cometas el error de principiante de pensar que con meterlo a la lavadora se irán los pelos, porque no es así: se quedarán impregnados en la ropa aunque la laves.

5) Ducharse bien, pero no con jabones ajenos

Si te vas a duchar en casa de tu amante ten cuidado con los productos que usas. Sobre todo si eres hombre y estás engañando a una mujer. Ellas, con los olores de los cosméticos, son más perspicaces que ellos. Si utilizas un gel que no es el de casa, o un champú diferente, lo olerá y tendrás que dar más de una explicación. No obstante, una buena excusa es decir que es el del gimnasio.

6) Las quedadas, solo entresemana

Lo mejor es que durante los fines de semana no quedes con tu amante, pues tendrás que dar demasiadas explicaciones y corres el riesgo de que te pillen. Convivas o no con tu pareja, los viernes, sábados y domingos es mejor pasarlos con esta o dedicarlo a los amigos. En estos días, la gente sale de su zona de confort, y puede que en «vuestro bar secreto» te encuentres a la mejor amiga de tu mujer, que ha quedado con unos conocidos que viven por la zona.

A diario, todo el mundo suele tener la misma rutina, por lo que si tu pareja todos los martes, por ejemplo, tiene spinning, el martes que has quedado con tu amante, también tendrá spinning. Siempre se trata de reducir los riesgos.

7) No ser regular en los encuentros

Quedar entre semana, sí, pero no siempre los mismos días. Si te ves con tu amante todos los jueves, por ejemplo, acabarían pillándote seguro. Conocemos un caso real. Ella tenía todos los martes una «salida de chicas», y la mayoría de esas noches se quedaba a dormir en casa de una compañera. Al final él comenzó a dudar y un día la siguió. Sorpresa: estaba con su amante. Lo suyo es que no tengas rutinas.

8) Esto no es un truco

No somos nadie para decirte lo que está bien ni lo que está mal. Cada uno es libre de hacer lo que quiera con su cuerpo y con su vida, con quien quiera, siempre y cuando no haga daño a terceras personas. Si consideras que no estás hiriendo a nadie, ni siquiera a ti mismo, adelante. Si hay un atisbo de duda acerca del sufrimiento personal o ajeno, te recomendamos que pienses bien las cosas antes de hacerlas, pues puedes perder todo en un segundo.