Google Chorme nos informará de que publicidad tiene un medio

Durante los últimos años hemos aprendido que el internet no nos mantiene en el anonimato como creíamos, pues se necesita mucho más que poner un pseudónimo en vez de nuestro nombre real para poder mantener nuestra información privada a salvo.

Además, gracias a los múltiples escándalos como los ocurridos con Facebook sabemos que no solo esta red social, sino prácticamente cualquier sitio web donde accedamos, tiene la capacidad de retener información sobre nosotros por cuestiones de marketing.

Pero poco a poco se ha ido desvelando otra clase de violaciones a nuestra privacidad que funciona de otra manera, tal es el caso de Google o Amazon, que con sus dispositivos y aplicaciones de asistentes virtuales, mantienen el micrófono permanentemente encendido logrando capturar prácticamente todo lo que conversamos y decimos dentro de nuestra casa.

De acuerdo con Google, que es uno de los principales culpables por enviar estos audios de conversaciones privadas a empresas de terceros, la finalidad de escuchar las conversaciones es para mejorar el sistema de detección de comandos por voz.

Puede que tengamos cierta confianza a una empresa como Google, pero ni siquiera se sabe a qué empresa envió dichos audios, qué tan éticos sean y qué tanto puedan hacer con ello. Pero lo peor de todo es que lo estuvieron haciendo por mucho tiempo a nuestras espaldas.

LEER
Cómo exprimir el máximo rendimiento en su iPhone

Facebook y Google prácticamente están en los dispositivos de todos al rededor del mundo, y ellos han acordado que tendrán programas publicitados haciendo uso de los datos personales de los usuarios.

Desde luego, temiendo por su privacidad, muchas personas ya se han manifestado en contra de que las empresas hagan uso de nuestros datos para venderlos a anunciantes quienes pueden hacer lo que quieran con dicha información.

Lo peor de todo es que en las políticas de privacidad que se podían leer en Google, afirmaban que no se utilizaban datos personales de los usuarios, frase que eliminaron para sustituirlo por «puede que se usen los datos personales», para salir del paso ante los reclamos de privacidad.

Y desafortunadamente poco o nada se ha hecho para que estos sitios hagan algo contundente al respecto, y se han ocultado detrás del manto de la transparencia que las autoridades les piden que tengan por lo menos para alertar a los usuarios. Pero claramente eso no cambia mucho.

Chrome propone informar a los usuarios sobre las empresas que pueden tener acceso a nuestra información

Se trata de una extensión que aún se encuentra en fase inicial llamada «Ads Transparency Spotlight» que ya podemos adquirir en la tienda de extensiones de Chrome.

LEER
¿Sabes que son los huevos de pascua virtuales?

Su propósito básicamente es la de informar al usuario sobre el tipo de anuncios que podrá encontrar en las páginas web visitadas, y de qué empresas de anunciantes están respaldadas.

Este es un intento por ayudar a la transparencia del manejo de los datos de una forma menos ambigua y más directa al usuario, con eso podría tomar decisiones como la de bloquear los rastreadores de terceros.

De acuerdo con Google, esta aplicación no solo advierte al usuario, sino que también lo ayudará a conocer y entender cómo es que los anuncios son elegidos para determinado usuario y por qué se muestran, algo que ya se ha visto anteriormente en algunos tipos de anuncios pero relativamente pocos.

Apple también cuenta con esta herramienta en el navegador Safari, mejor conocido como Privacy Report, que permite ver una lista bastante completa de los rastreadores detectados en las páginas web que fueron visitadas, además permite saber a qué empresa le pertenecen dichos rastreadores.

En Safari también podemos encontrar una opción para bloquear rastreadores al igual que en Firefox, donde se muestra el bloqueo con el ícono de un escudo de colores a un lado de la barra de direcciones.

Esto es lo que podemos saber gracias a Ads Transparency Spotlight

Cada sitio web opera de forma diferente, donde algunos pueden tener cierta cantidad de anuncios o no, y también los rastreadores pueden variar.

LEER
Mejor almacenamiento en la nube

Suponiendo que entramos a un sitio web con anuncios, esta extensión mostrará la información de las plataformas de anuncios que manejan, incluso la propia plataforma de Google: Google Ads.

El nombre de las empresas que rastrea al usuario también se especificarán en la información, así como el tipo de datos que han extraído, donde comúnmente encontramos nuestra ubicación, nombre, edad, sexo, intereses, cookies y demás.

 Adicionalmente, también arrojará información sobre aquellas empresas o entidades que recopilan información y también ofrecen herramientas como botones u otros scripts distintos al de un anuncio,  se agregará un link a las políticas de privacidad de dicha empresa en caso de que la tenga.

Con esto, Google tratará de que los usuarios pierdan el miedo a la publicidad, especialmente ese tipo de anuncios que aparecen luego de mencionarlo en una conversación con un amigo fuera del teléfono que resulta ser tétricamente sospechoso.

Al menos los rastreadores de terceros será algo menos que nos quite la tranquilidad al permitirnos bloquearlas desde nuestro navegador Chrome, que por cierto, también bloquea automáticamente aquellos anuncios que ralentizan y ocupan una cantidad considerable de espacio.

¿Por qué tanta generosidad por parte de Google?

Puede ser una acción de buena voluntad, pero también no podemos evitar pensar que se trata de salvarse el pellejo a toda costa, especialmente cuando grupos de defensa de la privacidad de los usuarios en internet han estado constantemente levantando quejas contra las acciones de Google.

LEER
El delorean regresa al futuro... ¿con coche eléctrico?

El popular lema de la empresa «no ser malvado» ha quedado destruido luego de que Google comprara sus servicios publicitarios display DoubleClick supuestamente prometiendo que la información extraía de las cookies de DoubleClick no comprometerían la información personal de los usuarios, a menos de que este lo consintiera.

Pero luego de hacer unos borrones y correcciones a su texto legal, ahora Google puede hacer esto y más, convirtiéndolo en un «malvado», con la explicación de que dichas acciones mejorarían la experiencia del usuario, o al menos eso es lo que dicen.

Sin embargo las empresas podrían tener, en algún grado y cantidad, la información de los usuarios.

Teoría contra práctica, una mala práctica, por cierto

Siempre es bueno conocer la otra versión de la historia, y lo cierto es que el compartir datos de los usuarios no sea una idea maliciosa después de todo y tiene una razón de ser.

En una era donde prácticamente todos tienen acceso a un dispositivo u ordenador conectado a internet, es útil que se necesite saber cierta información, manejarla y analizarla para poder hacer que el tráfico sea más favorable para todos.

Por ejemplo, no siempre detrás de un anuncio hay una gran empresa capitalista aprovechada que quiere nuestro dinero, también puede ser un pequeño negocio local o emprendimiento la que se vea beneficiada.

LEER
Sí, los teléfonos explotan, y no importa de qué marca sean

Como usuarios que navegan en internet desde hace ya varias décadas, no podemos olvidar lo odioso que fue cuando comenzaron los primeros bombardeos de publicidad inútil no personalizada que estorbaba en vez de mostrar algo de interés.

En cuanto a las redes sociales, también nos ha servido para sugerirnos personas, grupos o páginas que están relacionados con nosotros, nuestros amigos o nuestra actividad en internet.

¿No te ha pasado que de repente alguna tienda, blog o sitio te mandan un mensaje de cumpleaños a tu correo? esto también se logra al verificar datos como tu nombre y fecha de cumpleaños.

Gracias a los datos obtenidos y tratados con respeto, ahora podemos disponer de publicidad y sugerencias que puede llegar a ser bastante útiles, pues se ajustan a nuestras necesidades y preferencias individuales.

Eso sí, estamos hablando de cómo en teoría debería de ser las cosas: un uso correcto y ético de nuestros datos.

Pero siempre existe el otro lado de la moneda donde no todo es tan lindo como parece, pues puede causar sentimientos de ser espiados, perseguidos y acosados, algo que puede perjudicar tanto a los usuarios como la marca que se promociona y que no está necesariamente ligada con las acciones que toman estas plataformas publicitarias.

LEER
Apple tiene un nuevo problema: el monopolio de su App Store

Actualmente, existe un sentimiento donde se está abusando de la publicidad incluso aunque sea personalizada y muchas veces útiles, pues merman la experiencia del usuario al navegar principalmente en las redes sociales de Facebook.

Aplicaciones como el mismo Facebook o las allegadas a él como Instagram, han añadido demasiada publicidad en el último año, que no solo hostigan a los usuarios, sino que también preocupa por la cantidad de datos personales que evidentemente están utilizando al mostrar temáticas muy íntimas en la publicidad.

Sin duda, los tiempos donde podíamos navegar despreocupadamente por internet se han terminado desde hace mucho tiempo, y debemos de tomar la responsabilidad de nuestros propios actos cuando estemos en internet. Y una de esas responsabilidades al menos debe ser el informarnos sobre como las normativas y leyes protegen nuestra privacidad, y básicamente saber a qué tenemos derechos como usuarios.