El cerebro de los grandes músicos tiene nexos en común

Sabemos que nuestras neuronas guardan toda clase de información que procesamos del mundo en donde vivimos, y que se fortalecen cuando hacemos una actividad o tenemos una experiencia repetitiva, y suele descartarse esa información que nuestra mente cree irrelevante.

Partiendo de esta base, podemos decir que los músicos y cantantes fortalecen aquellas partes de su cerebro relacionado a las habilidades musicales, haciéndoles lograr aprender a dominar un instrumento, su canto y otras habilidades musicales mentales.

Sin embargo, hay una habilidad muy particular que no todos los músicos desarrollan, pero que lo hemos visto en grandes músicos de la historia, y se llama el oído absoluto.

Esta habilidad puede ser innata, es decir, se puede nacer con ella. Pero lo más interesante es que han descubierto que hay un rastro neuronal que puede identificar esta impresionante habilidad abriendo el debate a un enigma: ¿las personas que no son músicos innatos pueden desarrollar el oído absoluto?

En la revista científica Journal of Neuroscience ha publicado los resultados de un estudio realizado por la Universidad de Stanford en California que pretende dar pistas sobre esta misteriosa habilidad.

Pero primero ¿Qué es el oído absoluto?

Antes de hablar sobre este innovador estudio es necesario conocer qué es el oído absoluto y cómo se manifiesta en las personas con este increíble don.

LEER
Más de la mitad de las especies silvestres de café se encuentran en peligro de extinción

El oído absoluto es la habilidad de una persona de identificar notas musicales con solo escucharlas y también reproducirlas en algún instrumento sin ninguna clase de ayuda o apoyo para identificarla, como notas referenciales o conocer su nombre por anticipación.

También el oído absoluto se manifiesta en los cantantes cuando se les pide reproducir una nota, ellos son capaces de recordarla sin ninguna clase de referencia pues hacen uso de una memoria auditiva.

El oído absoluto se puede mostrar en distintos niveles, estos niveles se presentan en algunas o en su totalidad en una persona dependiendo de su capacidad de memoria auditiva, entre las que destacan:

  • Poder nombrar una nota o tono con solo escuchar una melodía.
  • Nombrar y también identificar las notas desde varios instrumentos musicales.
  • Entonar con la voz una nota sin referencias (sin reproducirlo antes con un instrumento)
  • Identificar notas de ruidos no musicales, más bien cotidianos como reconocer la nota musical de una aspiradora funcionando, una bocina de coche o el maullido de un gato.
  • Reproducir una canción por primera vez a la perfección sin leer partituras, solo «de oído» memorizándolo en un solo intento.

Como se observa en el último punto, el oído absoluto puede ir más allá de simplemente identificar una nota, pues quienes son verdaderos prodigios y tienen esta habilidad altamente desarrollada pueden hacer algo como memorizar notas mentalmente en un solo intento y ser capaces de reproducirlas ya sea en un instrumento musical o cantando.

LEER
La dura infancia de un pingüino emperador

Además, también existen diversos tipos de oídos absolutos que se manifiestan en diferentes intensidades:

  • Activo: Cantan cualquier nota que se les pida sin referencia, y no es necesario ser un músico para poder tener esta habilidad, pues además de innata también se puede perfeccionar entrenándolo.
  • Pasivo: Identifican notas individuales con solo escucharlas, y lo interesante es que es una habilidad que se ha encontrado con frecuencia también en algunas personas con autismo, síndrome del sabio y síndrome de Williams.
  • Muy fino: Conocen una nota por su nombre y también son capaces de identificar ligeros cambios de tono incluso cuando estos son muy sutiles, pueden saber cuándo una nota es sobreaguda o calada, una habilidad muy rara de ver.

Todavía no hay información determinante sobre el oído absoluto, de hecho aún existe el debate si es una habilidad de nacimiento o si se puede desarrollar con un arduo entrenamiento, aunque la mayoría se inclina a que es un talento innato.

Aunque todavía es un campo por explorar, hay científicos que creen que el oído absoluto podría tener un origen genético, mientras que otros piensan que la exposición temprana a la música en niños en una etapa crítica de desarrollo neuronal puede desarrollar esta habilidad.

LEER
Hace un par de años se creó el imán más potente del mundo... pero algo ocurrió

Tampoco se descarta que algunas personas puedan adquirirlo de forma innata y además la hayan podido desarrollarlo a través de su vida, lo que sí sabemos es que no siempre se trata de una habilidad placentera.

Y es que se ha registrado que personas con oído absoluto pueden llegar a incomodarse e incluso irritarse cuando detectan involuntariamente un tono mal colocado en una pieza musical, seguramente muy parecido a cuando algunas personas se sienten incómodos al ver un patrón mal hecho.

Este estudio desenmascara qué tan diferente es el cerebro de un músico del resto

Este estudio bajo el título «‎La experiencia musical da forma a redes cerebrales funcionales y estructurales independientemente de la capacidad del oído absoluto‎» fue presentado por  Carina Klein and Lutz Jäncke, neuropsicólogos del Departamento de Psicología de la Universidad de Zurich, y Simon Leipold quien también trabaja para el Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento en la Universidad de Stanford, en enero de 2021.

Lo que busca este estudio es descubrir la plasticidad de redes neuronales a gran escala, con ayuda de músicos profesionales quienes son comúnmente modelos para este tipo de investigaciones.

También tomando en cuenta que solo una minoría de músicos poseen en famoso oído absoluto, habilidad que desean estudiar para obtener pistas sobre cómo un talento tan específico puede dejar huella en las conexiones cerebrales.

LEER
¿Y si aplicamos IA a las resonancias magnéticas?

Estudios anteriores se han enfocado en los efectos de la música y el oído absoluto en redes neuronales a gran escala, ya han dado resultados aunque bastante heterogéneos sobre la localización de esta en el cerebro y sobre los efectos.

Dichos resultados generalizados pueden deberse a que realmente las muestras fueron muy pequeñas y la metodología detrás de dichos estudios anteriores fue muy diferente a lo que nos muestran este grupo de neuropsicólogos que desean obtener resultados más concretos.

Para ello, en este estudio se realizaron evaluaciones exhaustivas y con diferentes modos para determinar el efecto de la música y el oído absoluto con una mayor cantidad de participantes.

En total han sido 153 participantes que incluyen hombres y mujeres, 52 de las cuales poseen oído absoluto, 51 son músicos profesionales sin oído absoluto, y los 50 restantes son personas que no tienen habilidades para la música o canto.

Durante el experimento los participantes fueron expuestos a diversos estudios con diferentes metodologías y observaron de cerca la actividad cerebral y la reacción de sus conexiones neuronales, llegando a más de una conclusión.

El estudio revela que el cerebro de los músicos es diferente al del resto de las personas

Se descubrió que los músicos poseen conexiones neuronales más fuertes, independientemente si poseían oído absoluto o no, es decir, que el simple hecho de estar inmersos en el mundo de la música fortalecía estos enlaces.

LEER
El eterno debate sobre si el hombre pisó nuestro satélite natural

En concreto, los enlaces neuronales más fuertes corresponden a las dedicadas al sentido del oído complejas de ambos hemisferios del cerebro, pero hay más.

Se encontró que en estas conexiones había una mayor cantidad de materia blanca en las regiones auditivas y lóbulos que se encargan de procesos complejos auditivos. La presencia de una fuerte materia blanca está relacionada a la presencia de  mayor fibras nerviosas, extensiones de las neuronas.

Si bien todas los participantes, incluso las que no son músicos, la han desarrollado, se encontró que en los músicos era mucho más fuerte estas conexiones, pero aún mayor quienes admitieron haber tenido un entrenamiento a una muy temprana edad.

Sin embargo, resultó interesante que ambos grupos de músicos, tanto los que tienen oído absoluto como los que no, mostraban esta singularidad, por lo que esta habilidad no influye a nivel conexión neuronal, pero no se descarta que tenga cierta influencia en la plasticidad cerebral.

Es decir, puede que el oído absoluto tenga cierta influencia en la forma en la que las neuronas se comunican y la modulación de los estímulos auditivos, pero posiblemente de una forma bastante sutil que requiera de una investigación más precisa.

LEER
Física cuántica para torpes: el gato que está vivo y a la vez muerto

Con esta investigación se podría decir que un músico puede tener habilidades innatas pero también puede desarrollarlas en algún momento de su vida, eso sí, mientras a más temprana edad de la infancia, mejor.

Desde luego, hay habilidades innatas que difícilmente se podrán igualar debido a otras condiciones subyacentes como la fisiología y la mera pasión que se tiene por la música que los lleve a niveles superiores, pues es común también que personas talentosas no muestren interés en su talento.

Lo que sí es cierto es que siempre se puede aprender a tocar un instrumento y entrenar la voz en cualquier momento de la vida, así que nunca es tarde si se tiene pasión por la música, aunque no se logre el mismo nivel que los grandes.