Edificios inflables: Así se proyecta que vivan habitantes en otros planetas

El ser humano está a punto de regresar a la Luna después de varias décadas de ausencia donde el trabajo lo han hecho vehículos no tripulados. Es hora de que el humano mire más de cerca su satélite para que los drones den el paso hacia Marte.

Hasta hace poco se nos hacía imposible poder ver con nuestros propios ojos como es estar pisando la superficie marciana, y aunque los grandes de la industria de la exploración espacial ya nos lo han adelantado, aún muchos están escépticos a la idea de que algún día poblemos un lugar aparte de nuestro planeta.

Pero estamos en un momento histórico donde debemos de sacudirnos viejas ideas y empezar a ver el presente y nuestro futuro, y no se trata de teorías sacadas de YouTube, sino de proyecciones que ya están haciendo públicas empresas como la ESA.

Así es, la Agencia Espacial Europea (ESA), es una organización que se dedica al rubro de la exploración espacial donde están asociados hasta 22 estados en Europa.

Esta vez nos dio la sorpresa ESA de que ya están visualizando cómo sería cuando estemos pisando tierra extraterrestre en un vídeo donde nos muestran cómo sería la arquitectura en aquellos parajes.

LEER
Los océanos pierden oxígeno año tras año

La arquitectura espacial, una rama emergente que sería el futuro de la arquitectura y la ingeniería

Aunque aún no es una realidad que el ser humano pueda establecerse más que unos pocos días sobre la superficie de algún satélite o planeta, la posibilidad está a la vuelta de la esquina y los profesionales ya se están preparando.

Es así como ha nacido la arquitectura espacial, que reúne la teoría y la práctica de construir edificaciones en condiciones ajenas al de nuestro planeta, y que además sean habitables por personas.

Gracias a toda la información que se ha recolectado sobre nuestro satélite y ahora conocemos un poco mejor a Marte, es que se tienen los datos necesario para saber qué tipo de arquitectura podría construirse y que proteja a las personas de las condiciones adversas.

La Universidad de Houston, ya cuenta con una organización llamada Centro Internacional Sasakawa para Arquitectura Espacial, que ya se encuentra impartiendo una maestría en arquitectura espacial, mientras que en Europa lo imparte la Universidad Internacional del Espacio.

La ESA dice que inflables, pero la NASA dice que subterráneos

La NASA se dio cuenta de algo muy importante antes de situar a un humano sobre su superficie en la década de los 60, y es que a comparación de nuestro planeta, la Luna no posee ninguna clase de atmósfera.

LEER
El delorean regresa al futuro... ¿con coche eléctrico?

Esto significa, que la superficie lunar recolecta una gran cantidad de radiación espacial que resulta nociva para el ser humano. Se sabe que la radiación es hasta 200 veces mayor que en la Tierra, lo que imposibilita que las personas puedan vivir ahí.

Esta radiación proviene del espacio, no de la Luna en sí, por lo que la NASA se ha planteado el crear instalaciones subterráneas, varios metros debajo de la superficie y así permanecer el mayor tiempo posible sin peligros permanentes para la salud.

La ESA también proyectó sus propias edificaciones que estarían sobre la superficie y estos serían inflables, alcanzando un tamaño máximo de un edificio de cuatro pisos.

Todo esto contemplando la mejor forma de poder trasladar el equipo necesario desde la Tierra con peso y almacenamiento bastante limitado en las naves espaciales, y que además se necesite lo mínimo para ser instaladas.

En el vídeo que subieron en su sitio, se muestra una estructura que se coloca en el suelo, y que gracias a la tecnología este se inflaría adquiriendo una forma de semilla o huevo.

El interior sería un lugar espacioso, reconfortante, ideal para vivir y realizar las actividades científicas de experimentación, estimando que puedan permanecer en óptimas condiciones por casi un año.

LEER
El cambio climático, una nueva oportunidad para Rusia

Sin embargo, aunque soluciona el problema de la transportación e instalación rápida y eficiente, aún no está claro si han hallado alguna forma de evitar las condiciones ambientales hostiles de la Luna que puedan ser implementados en estos edificios inflables.

No queda duda de que apenas estamos viendo futuros proyectos en pañales, pues quien sabe, tal vez mañana nos sorprendan con el prototipo de un edificio espacial completamente funcional listo para ser probado en el espacio.