Drones bibliotecarios en el horizonte

Muchos no lo saben pero la corporación que maneja a Google, Alphabet Inc., cuenta con su propia subsidiaria llamada Wing que se dedica al desarrollo de tecnología basada en drones repartidores.

Pese a que los intentos de muchas empresas reconocidas como Amazon fallaron en la incorporación de drones repartidores, Wing hizo sus logros con entregas reales en 2014 en Australia, Estados Unidos y Finlandia, países donde opera esta compañía.

En sus inicios, Wing se gestó dentro de la compañía semi-secreta Google X que se dedica a la investigación y desarrollos tecnológicos, pero a partir de 2018 se convirtió en una compañía independiente de Alphabet gracias a su éxito y potencial.

De hecho, Wing es la primera compañía de drones de reparto en adquirir un certificado de operadores aéreos de la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos, por lo que tiene lo que necesita para un futuro brillante.

2020 lo cambió todo

La terrible pandemia que estamos viviendo en la actualidad ha servido  para darle un giro radical a la forma en la que necesitamos la tecnología y la forma en la que la utilizamos. Obligando a también a las empresas a adaptarse e innovar para poder sobrevivir.

LEER
Sí, los teléfonos explotan, y no importa de qué marca sean

Sin embargo, la poca concientización de los ciudadanos de muchos países y un mal manejo de la emergencia por parte de algunos gobiernos, ha puesto en jaque a la ciudadanía.

Millones de muertes han azotado a la humanidad alrededor del mundo, y aunque parece mejorar la situación, algunos vuelven a caer al tratar de reiniciar las actividades económicas en algunas localidades, obligando a la ciudadanía a volver al encierro por un tiempo indefinido.

Como siempre, la clave es mantenerse en casa si no hay necesidad de hacerlo y la mejor manera de evitar la tentación principalmente para los niños y jóvenes, es la de contar con un buen entretenimiento en casa.

Y que mejor manera de hacerlo que leyendo un buen libro, por eso, en una localidad de Estados Unidos se están preparando para hacer préstamos sin tener que salir de casa o tener que recibir un repartidor (que también tiene cierto riesgo), ya que Wing ha propuesto hacer uso de sus drones para este trabajo.

Wing inicia proyecto para repartir libros con ayuda de drones

Se trata de las bibliotecas de la ciudad de Christiansburg, Virgina, un lugar que también es conocido por realizar diversos proyectos con drones de reparto.

LEER
De aquí no te llevas ni un grano de arena

Uniendo fuerzas, las bibliotecas junto con Google Wing, pretenden echar a andar un proyecto para entregar y recoger libros prestados hasta los hogares de los niños que lo necesiten.

Además de ayudarlos a estudiar desde casa y entretenerlos con emocionantes cuentos, los mantendrá a salvo en sus casas, pues ellos o sus padres, no tendrán que ir hasta la biblioteca. Además, ¿quién no querría recibir un impresionante dron en la puerta de su casa?

Este sería una de las tantas misiones que los drones de Google estén realizando, pues anteriormente ya ha iniciado proyectos de repartición de medicina y otros bienes pequeños para residentes con ayuda de FedEx y Walgreens que han sido bastante útiles en estos meses de cuarentena.

Una ventaja frente a los eBooks

Aunque la venta y lectura de eBooks ha hecho un impresionante papel en estos casos, es importante mirar más allá de los negocios, empresas y personas que se ven afectados por el cese de actividades, donde uno de ellos y uno de los menos considerados son las bibliotecas.

Las bibliotecas son visitadas tanto por jóvenes como personas mayores que se abstienen de usar la tecnología todavía.  Además ahí se encuentran títulos y otro tipo de materiales informativos que no se encuentran en internet por su antigüedad o tipo, como diarios o revistas.

LEER
El cerebro de los grandes músicos tiene nexos en común

La venta de eBooks en las diferentes plataformas como Amazon Kindle o Nubico se disparó hasta un 50% al iniciar la pandemia (entre marzo y junio de este año), congelando las actividades y hasta la economía de quienes trabajan en los centros bibliotecarios.

Estamos en una etapa donde menos se necesita gastar en libros que perfectamente se pueden pedir prestados en una biblioteca. Esta iniciativa podría dar inicio a una nueva forma de disponer de materiales informativos.