CopterPack, la mochila con hélices que te hará volar como un dron

La empresa australiana, CopterPack, acaba de lanzar su primer producto con el mismo nombre que ha sido definido como una mochila helicóptero que posee tecnología de piloto automático que permite mantener la altitud con mayor frecuencia.

Desde luego, para poder construir un aparato que pueda ser cargado fácilmente en los hombros de una persona, diseñaron esta maravilla tecnológica con un chasis ligero a base de fibra de carbono con un «esqueleto» muy parecido a un panal de abejas.

De momento el sitio web oficial tiene una información muy limitada, pero han demostrado de lo que su creación es capaz en su canal de YouTube, cuyo primer video ha impactado a un millón de personas.

En estos vídeos se ve a un hombre con una mochila con dos enormes hélices tipo dron a sus costados, también notamos que ambas hélices se mueven de forma independiente para mantener el equilibrio y poder realizar giros seguros.

El piloto controla las hélices a partir de dos palancas ubicadas en dos posa brazos donde tiene que mantener las manos permanentemente durante el vuelo. Fuera de esto, la estructura se ve bastante sencilla y liviana para facilitar el movimiento sin carga extra.

El segundo vídeo que superó el medio millón de vistas,  muestran al piloto con su traje especial despegando de un helipuerto, aunque no muestra más detalles, sí que la edición modo teaser de película dejó a muchos impresionados, comentando que desean probar esta nueva creación cuanto antes.

LEER
Google quiere que Google Maps sea un Tripadvisor 2.0.

¿Estará disponible para el público general o para empresas?, ¿cuándo estará a la venta?, de momento la empresa de momento se ha mostrado bastante misteriosa, simplemente dejando ver esos vídeos sin información extra sobre sus detalles o sus especificaciones, pero estamos seguros que impresionará una vez que hablen al respecto.

Otras tecnologías de propulsión que puedes probar y que ya están en el mercado

Los intentos por hacer que el ser humano vuele sin necesidad de ir en un aeroplano son cada vez más especialmente con la popularidad de los drones, pero también hay otras tecnologías que ya están al alcance de todos (bueno, de los más pudientes económicamente) y otros que ya hasta podemos encontrar en sitios turísticos.

Mientras que para otras personas que no esperarán a que una empresa les deje caer una maravilla del cielo, utilizan la tecnología disponible para el mercado y lo han adaptado para lograr sus sueños.

Omni Hoverboard

¿También viste el vídeo viral? Hace poco se hizo viral el vídeo de un sujeto montado en lo que parece una patineta voladora, pero lo más impresionante es que estaba volando en medio del tráfico nocturno de Nueva York.

LEER
El fallo de 0,0000000095 segundos provocó que fallase un sistema antimisiles

Así es, este atrevido hombre que seguramente violó muchas normas de seguridad vial, fue captado en medio de la noche volando en un Omni Hoverboard como si fuese un automóvil más.

Muchos pensaron que se trataba de esos vídeos falsos elaborados por computadora o CGI, pero nada más lejos de la realidad, se trata de un sujeto probando su adquisición, que se estima ronda en los 17.500 euros.

Si bien este aparato no se fabrica en masas para su venta, se podría adquirir a través de su inventor, Alexandru Duru, quien consiguió romper un record Guinness al alcanza en 2015, batir la altura máxima de vuelo de 275.8 metros.

Este aparato consta de 8 hélices perfectamente distribuidas que permite elevar a una persona de forma segura un par de metros del piso, sin embargo, se requiere de gran entrenamiento pues solamente se cuenta con dos apoyos para los pies y un mando.

Quien pilotee el Omni Hoverboard, podrá hacerlo desde cualquier superficie plana como  suelo de concreto, tierra e incluso sobre el agua calma de un lago. Este aparato ha podido ser replicado por estudiantes y otros entusiastas de la tecnología.

LEER
Disney se desentiende de pagar al escritor de Star Wars y Alien

Mochila propulsoras

Se les conoce de muchas formas: jet pack, rocket pack, rocket belt, mochijet, etc., cada quien le ha puesto su nombre a prácticamente el mismo tipo de tecnología de propulsión por aire.

La primera vez que las personas realmente consideraron la posibilidad de volar gracias a una mochila, fue posiblemente en la década de los 20, cuando se volvió popular el comic del héroe Buck Rogers, quien iba a salvar el día gracias a una mochila con dos propulsores a combustión.

Obviamente esto era mera ficción y fantasía, pero quién diría que ahora tendríamos toda una línea de técnicas que lo ha hecho posible, como el cohete de peróxido de hidrógeno.

Con dos cilindros de nitrógeno otro de peróxido de hidrógeno, se ha podido elevar una persona gracias a la reacción combustiva espontánea que genera, y lo mejor de todo es que es mucho más estable que los de combustible, aunque su tiempo de uso sea mínimo.

Pudimos ser testigos de esta tecnología en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de 1984 celebrado en Los Ángeles, donde vimos a un hombre volar a toda velocidad sobre el campo del estadio, emocionando a  todos los asistentes.

LEER
¿Cuántos gritones de dólares genera Youtube? La respuesta aquí

Propulsión a gas

La más famosa gracias a Gravity Industries que ha traído la mochila propulsora que más ha acercado a las personas a su sueño de volar sin necesitar un avión.

Esta empresa fundada en 2017 nos ha traído la patente de propulsores que no está centrada en la mochila, sino más bien en una especie de turbinas que se encuentran en los brazos del piloto.

Para tener una idea más clara, podemos a imaginarnos al superhéroe Iron Man, quien alza su vuelo gracias a sus propulsores ubicados en la planta de los pies y en la palma de sus manos, estas últimas ayudando a mantener el equilibrio.

De acuerdo a la posición de los propulsores de las manos, Iron Man es capaz de mantener la estabilidad y moverse en el aire, lo mismo que sucede con la patente de Gravity.

Se trata de cuatro propulsores a gas, dos ubicadas en cada brazo, estas conectadas con su alimentador ubicado en una mochila bastante práctica, que no necesita más para alzar el vuelo y alcanzar velocidades de hasta 5 kilómetros por hora.

En la actualidad, esta tecnología es utilizada por algunas brigadas de rescatistas, que permiten al escuadrón encontrar con mayor eficiencia a personas extraviadas en la naturaleza, además de que pueden llevar consigo equipo de emergencia para atender cuanto antes a cualquier herido.

LEER
Chrome comenzará a alertarnos de las mejoras que introduzca a su navegador

Flyboarding

Son cada vez más frecuentes en los lugares turísticos donde hay mar o lagos, pues este tipo de propulsión utiliza agua para hacer que las personas se eleven por el cielo a varios metros de altura.

Se trata de una tabla que tiene propulsores de agua en su base. Los intrépidos son adheridos a la tabla gracias a botas muy parecidas a los del snowboarding, donde aquí la clave es el equilibrio para no caer al agua.

Los propulsores de agua son alimentados gracias a una manguera de gran calibre que recibe un flujo de agua bastante potente gracias al motor de una moto acuática, con el poder de hacer que se eleven hasta 10 metros de altura con la posibilidad de realizar giros y otras acrobacias.

Wingfly de BMW

Los deportistas extremos del aire se han vuelto virales en las redes sociales gracias a sus increíbles vídeos de cómo son capaces de volar gracias a trajes de planeación al muy estilo de las ardillas voladoras, llamadas wingsuit.

Pero la empresa BMW ha querido llevarla al extremo gracias a su propio traje que permite planear hasta a 300 kilómetros por hora, gracias a propulsores eléctricos que les ayudará a llegar a tal velocidad.

LEER
Averigua quién está ignorándote en Facebook Messenger

En el canal oficial de la empresa podemos ver  sus wingsuits eléctricos en acción, convirtiendo a las personas en todos unos jets humanos.

A comparación de los wingsuits tradicionales, ahora los hombres voladores no dependerán de lo que dicte las corrientes de aire, también serán capaces de dominarla gracias a sus propulsores que les dará velocidad y la posibilidad de maximizar su control en el aire.

Las empresas y emprendedores no descansan hasta llevar al ser humano al cielo con la mayor autonomía posible, desde luego, buscando la posibilidad de que todos tengamos acceso a dichas tecnologías sin tener que ser deportistas extremos.

Solo es cuestión de tiempo para poder hacer todo aquellos que hemos imaginado, como olvidarnos del tráfico vehicular simplemente llegando volando a nuestro trabajo, y quizás ver un hermoso atardecer por encima de las nubes, o hasta mirar las estrellas más cerca de lo que jamás lo hemos hecho.