BlueJedi, el escándalo de la publicidad en la red

En los últimos meses hemos estado muy distraídos por la polémica que causó WhatsApp sobre sus nuevas condiciones impuestas a sus usuarios, provocando que muchos de ellos plantearan abandonar el servicio de mensajería por uno que brinde mayor privacidad.

Desde luego, las noticias de una pandemia que se esperaba terminar en este 2021 aún da mucho de qué hablar en medio de una competencia mundial por obtener las vacunas y terminar con el encierro sin fin.

Esto por esto y otros sucesos más, es que muchos no se han enterado de que dos grandes del internet habían estado elaborando un plan que ha culminado en un control mundial compartido por la publicidad en internet.

Facebook y Google pactan para dominar la publicidad internacional

Qué tiempos aquellos cuando el internet era mucho más libre de publicidad y se navegaba anónimo, pero ahora no podemos disfrutar de ningún sitio en la web sin encontrarnos con una gran carga de publicidad en ella, producto de ser drenados de datos personales para su personalización.

Esto es debido a que controlar la publicidad pagada se ha vuelto la mina de oro prácticamente para cualquiera que desee ganar dinero en internet, pues no hay empresa o negocio que no desee pagar por promocionarse en los lugares más transitados de internet: Facebook y Google.

LEER
Usos adicionales del NFC Móvil que no conocías

Pero aquí hay algo que no cuadra, Google tiene a Google Ads, una de las plataformas de publicidad programática que todo el mundo conoce, y Facebook ha crecido demasiado en el ámbito de la publicidad para tener fácilmente también su propia plataforma, entonces ¿por qué no lo ha lanzado?

Si Facebook lanzara su propia plataforma de anuncios, seguramente sería un digno rival de Google, pero también es cierto que en medio de tantas polémicas y problemas legales que ha enfrentado Zuckerberg, no es buena idea echarse encima a una bestia como Google.

También cabe mencionar que las leyes antimonopolio en Estados Unidos son demasiado estrictas, y a Google no le conviene entrar en pleitos legales por ser acusado de monopolizar el mundo de la publicidad en línea.

Es así como Google y Facebook decidieron «llevar la fiesta en paz» y acordar para poder repartirse las jugosas ganancias de prácticamente la publicidad en internet de todo el mundo, especialmente cuando ambos dominan más de la mitad del mercado.

Aquí ambos salen ganando, Facebook se beneficiaría de Google Ads que prácticamente todo el mundo maneja para monetizar sus sitios y promocionar sus productos o servicios, y Google aprovecharía el tráfico que genera Facebook.

LEER
LinkedIn alcanza los 700 millones de usuarios

Si todo parece un acuerdo entre ambas empresas muy ventajoso, ¿entonces por qué se volvió una polémica de la que todos están hablando?

Así es, el monopolio dejará de existir con esta apertura por parte de Google, pero ahora la publicidad caerá en un duopolio que tampoco trae buenas noticias para otros socios y anunciantes que también tienen el derecho de emerger y tener las mismas oportunidades.

Pero ahora con esta unión sería prácticamente un golpe duro a cualquier otro servicio de publicidad, quienes no tendrán mucha oportunidad de presentarse en estos dos sitios tan codiciados.

Un vistazo a los hechos de este acuerdo sin precedentes

De acuerdo con The New York Times, fue en 2017 cuando Facebook dio a conocer su plan de ventas de publicidad online y se encontraba en una etapa de pruebas de llevar este negocio a un nuevo nivel que competiría con Google por tener el control del mercado de publicidad digital.

Para 2019, Facebook hizo un gran revés anunciado que el tan esperado servicio de Facebook había sido cancelado debido a una alianza entre compañías con un enfoque muy similar: Google.

Hasta la fecha, Facebook no ha hablado de sus verdaderas razones por la cual tiró por la borda un proyecto prometedor, y han sido una serie de pruebas que se presentaron en una demanda antimonopolio que presentaron una decena de fiscales, los que hablaron por sí solos.

LEER
¿Y si aplicamos IA a las resonancias magnéticas?

Estas pruebas expusieron las intenciones de Google de extenderse hacia su rival más cercano, Facebook, para evitar en lo posible todos los choques que iban a surgir de esta competencia.

La Oficina del Fiscal General de Texas posee documentos donde se ha redactado esta queja, aunque la versión de la corte federal omite algunos detalles, una queja en borrador que obtuvo The New York Times desvela la parte omitida.

En esta queja presentada ejecutivos de más de 20 socios con las que tenían acuerdos con Google, mencionan que no tuvieron acuerdos y términos tan ventajosos como las que le ofreció a Facebook, poniéndolos en evidente e injusta desventaja.

Lo peor de todo, es que estos ejecutivos que se presentaron en anonimato, admitieron que no habían sido notificados de estos beneficios exclusivos para Facebook, y que era un duro golpe a su confianza el que Google hubiese puesto el terreno tan disparejo premeditadamente.

Esta revelación que tenía muy bien oculto Google, disparó la preocupación por las malas prácticas de empresas líderes para fortalecerse la una a la otra, cerrando la competencia y cualquier oportunidad de que otra empresa pueda unirse a la libre competencia a la que todos tienen derecho.

LEER
¿Sigues con la idea de comprar un TV Xiomi? Esto es todo lo que debes saber

Sin embargo, este tipo de acuerdos son más frecuentes de lo que se cree, donde ya se tiene proyectado quienes ganan y pierden en el mercado tan competitivo, acordando términos y negociando en secreto bajo la protección de una cláusula de confidencialidad.

Así que no era de esperarse que ambas empresas utilizaran este hecho para defender sus prácticas, alegando que eran acuerdos muy comunes en el mundo industrial y que el mercado de la publicidad online no era la excepción.

Al ser una práctica permitida, Facebook y Google alegaron que no se cometía ninguna mala práctica que les negara la oportunidad de competir con ellos también.

Google y Facebook se defienden alegando que su acuerdo es una práctica sana para todos

La bocera de Google, Julie McAlister, habló públicamente sobre esta queja, alegando que se malinterpretó este acuerdo y otros detalles sobre todo su negocio de publicidad online. También mencionó que Facebook solo es uno de los tantos participantes en el programa de Google y que comparte acuerdos muy similares con las demás compañías.

También el vocero de Facebook, Christopher Sgro, dio su versión de los hechos, mencionando que sus acuerdos con Google de hecho ayudarían a impulsar la competitividad en subastas para anuncios con otros participantes.

LEER
Cómo exprimir el máximo rendimiento en su iPhone

Según el vocero, no hay nada de qué preocuparse y el duopolio jamás ocurriría, pues los acuerdos de ambos gigantes tecnológicos pretenden beneficiar también a anunciantes y sus editores, que todo el escándalo desatado de hecho no tiene bases reales.

Sin embargo, ambas partes rechazaron hablar sobre este acuerdo y sus detalles, no ayudando mucho, especialmente con una demanda antimonopolio en contra de Facebook y Google horneándose.

Una situación a la que Google se ha de sentir familiar, ya que no hace mucho también se encontraba en medio de una disputa legal antimonopolio, esto luego de que se diera a conocer un acuerdo que tuvo con Apple donde le pide que incluya a Google como el motor de búsqueda preestablecido en sus dispositivos.

Sally Hubbard, quien alguna vez trabajó como fiscal general en la oficina antimonopolio en Nueva York, ha podido ver claramente un patrón donde las empresas tecnológicas no están compitiendo por el control total como muchos creen.

De hecho, los grandes se están protegiendo entre sí para que solo unos pocos, los más poderosos, se cubran sus espaldas y refuercen ese poder monopólico que comparten y que está dispuesto de tal manera que uno no interfiere con el otro.

LEER
Twitter lanza un nuevo servicio para vigilar fakenews

Y esto tiene un sustento estadístico, donde se sabe que tan solo en 2019, tanto Facebook como Google juntos representaron ser el 50% de las ganancias en publicidad digital, donde no solo mostraban anuncios publicitarios en sus respectivas plataformas web, sino que también agarraron terreno en las aplicaciones.

Ahora este acuerdo mejor conocido como «Blue Jedi» en Google, marcará un antes y un después en el mercado de los anuncios online, específicamente en el sector de publicidad programática que cada día es capaz de atrapar a cientos de millones de dólares cada año en la compra-venta automática de publicidad del 60% de los espacios disponibles en la web.

Sin embargo, recientemente también se han asomado unos potenciales miembros de la competencia entre las que destaca Amazon, Snapchat y Twitter, que tienen las apuestas de muchos como posibles derrocadores del duopolio Google-Facebook.

Por ahora solo será cuestión de tiempo cuando veamos ver los números ponerse a favor de las demás empresas tecnológicas, pues se dice que en los últimos años la tendencia de Facebook y Google ha empezado a dar esperanzadoras bajas.